www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El fin de semana dará a conocer su nuevo gabinete

Bolivia prepara la investidura "aimara" de Evo Morales

jueves 21 de enero de 2010, 10:06h
Bolivia ultima los preparativos para los actos de la segunda investidura del presidente Evo Morales, que comenzarán con un ritual indígena en las ruinas prehispánicas de Tiahuanaco y culminarán el viernes con la toma de posesión oficial en el Congreso.
Como formalidad previa a la investidura presidencial, los veinte ministros del Gobierno boliviano pusieron sus cargos a disposición del presidente Morales, quien previsiblemente dará a conocer el próximo fin de semana los nombres del gabinete con el que iniciará su segundo mandato.

Tras la última reunión del actual Gobierno, Morales se retrató en el Palacio de Gobierno de La Paz junto a sus ministros en una foto de familia donde todos sin excepción posaron con el puño izquierdo el alto y la mano derecha sobre el corazón, uno de los símbolos del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS). Tras la foto y en tono distendido, el presidente boliviano identificó el momento con "la despedida del estado colonial" y llegó a augurar una próxima victoria electoral del 74 por ciento en los comicios departamentales y municipales de abril.

El izquierdista e indigenista Evo Morales iniciará su segundo mandato el próximo viernes tras el arrollador triunfo que obtuvo en las elecciones generales del pasado 6 de diciembre, donde logró el 64 por ciento de los votos. Con ese respaldo, el oficialista MAS se ha asegurado una mayoría cualificada de dos tercios en la nueva Asamblea Legislativa Plurinacional (como se denomina ahora en Bolivia al Congreso), que a última hora del martes nombró a los presidentes de sus dos cámaras (Senado y Diputados).

Por primera vez en la historia de Bolivia una mujer presidirá el Senado: se trata de Ana María Romero de Campero, una reputada periodista boliviana de 66 años quien, además, fue la primera Defensora del Pueblo del país.

La Cámara de Diputados estará dirigida por Héctor Arce, un experto constitucionalista de 38 años que fue abogado personal de Morales y su ministro de Defensa Legal del Estado entre 2008 y 2009. Tras la designación de las directivas parlamentarias y la última reunión de su Gobierno, Morales se dispone a ser investido, en primer lugar, por los pueblos indígenas, mediante una ceremonia ritual similar a la que protagonizó en 2006 en la milenaria ciudadela prehispánica de Tiahuanaco, a 70 kilómetros de La Paz.

Allí está previsto que una sacerdotisa aimara de más de cien años acompañe a Morales, quien vestirá un atuendo especial elaborado en su totalidad por fibra de llama que en el mundo andino simboliza la comunicación. El presidente irá tocado por un "lluku", gorro cuadrado de cuatro picos que simbolizan los cuatro puntos cardinales y, acompañado por "amautas" (sacerdotes aimaras) deberá realizar un ritual purificador con agua y fuego.

Una de las novedades del ritual respecto al celebrado hace cuatro años será que Morales recorrerá los cuatro puntos cardinales de la pirámide de Akapana (también llamada montaña sagrada), donde se detendrá a reflexionar sobre lo bueno y lo malo de su primera gestión gubernamental y pedirá deseos para la gestión entrante.

Tras esa ceremonia, Morales dirigirá un mensaje a los pueblos indígenas desde la escalinata del templo de Kalasasaya. Ya el viernes se celebrará la toma de posesión oficial de Evo Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, en la sede del Congreso en La Paz, en un acto al que está prevista la asistencia de varios presidentes suramericanos y el heredero de la Corona española, el príncipe Felipe de Borbón.

Según datos de la Cancillería boliviana, los presidentes que han confirmado su asistencia a la investidura de Morales son el de Venezuela, Hugo Chávez; el de Ecuador, Rafael Correa y la chilena Michelle Bachelet. También se encuentra ya en Bolivia el vicepresidente cubano Ramiro Valdés.

El programa de la investidura de Morales finalizará en la tarde del viernes con un multitudinario acto de carácter popular en el estadio paceño Hernando Siles.