www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

reseña

René Girard: La anorexia y el deseo mimético

sábado 23 de enero de 2010, 00:00h
René Girard: La anorexia y el deseo mimético. Traducción de Elisenda Julibert. Marbot. Barcelona, 2009. 96 páginas. 12,50 €
El francés René Girard, crítico literario, historiador y antropólogo, a quien llaman "el nuevo Darwin de las ciencias humanas", nos muestra, una vez más, a través de este corto pero sustancioso ensayo, su provocativa y pesimista visión de los tiempos presentes, valiéndose de un síntoma (la anorexia) al que convierte en expresión, augurador e intérprete de un modo de ser de la sociedad actual.

En esta ocasión, el profesor de la centenaria Universidad de Stanford muestra, nuevamente, gran agudeza para la observación y sencillez en la exposición de sus reflexiones, sin forzar la interpretación de la realidad más allá de lo que resulta evidente, quebrando así las teorías modernas de las “motivaciones ocultas” como el psicoanálisis, el feminismo, el marxismo, etc. Contrasta con sus observaciones, una vez más, su teoría del mimetismo social. Las personas son seres sociales, y su comportamiento se basa en la imitación en un grado mucho mayor a lo que generalmente se supone; nuestros deseos no son producto de nuestras más íntimas motivaciones sino resultado de lo que queremos y vemos en el otro.

Anorexia y bulimia, dos expresiones inseparables del imperativo de la delgadez, de la “fobia calórica” que domina nuestro imaginario. La anoréxica busca directamente su objetivo inalcanzable dejando de comer, mientras que la bulímica lo hace comiendo cuanto le apetece y vomitando luego la mayor parte de lo que ingiere. Se trata de pulsiones inconscientes autodestructivas cuyo agente no es externo, sino autogenerado por el propio desorden de su deseo; un deseo mimético que tiene como meta la absoluta delgadez del deslumbrante ser que alguna otra persona es siempre a nuestros ojos, pero que nunca conseguimos llegar a ser nosotros mismos. Pero este ensayo va más allá de pretender la comprensión de la problemática en sí misma para ser abordada en su manejo, ya que pone en evidencia que no se está ante un trastorno de conducta sino ante la pura expresión de un modo de ser y de actuar de nuestro tiempo.

Por Lucía Nieto Huertas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.