www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

buque "Castilla"

La Armada española desembarca en Haití

sábado 30 de enero de 2010, 16:28h
Quedan pocos días para su llegada. Tras un intenso periodo de alistamiento y más de una semana de navegación, el buque “Castilla” desembarca en un país asolado por los terremotos. En Haití encontrarán devastación, enfermedades, hambre, pobreza, violencia y muerte. Marinos, infantes de marina y personal sanitario saben cómo intervenir, es su trabajo, otra cosa será cómo les afecte psicológicamente.
Con ansias de ayudar en todo lo que sea posible, los 423 militares que componen la fuerza del buque asalto anfibio “Castilla” navegan rumbo a Haití. Han sido convocados para intervenir en una misión de ayuda humanitaria tras la catástrofe que ha devastado el país: un terremoto de más de siete grados de la escala de Richter y sus sucesivas réplicas.

Responden a la llamada de Naciones Unidas, que les ha encargado desarrollar su misión en Petit Goave, una de las ciudades que más ha sufrido la tragedia y que se encuentra a 70 kilómetros de Puerto Príncipe.

El buque de asalto 'Castilla' antes de zarpar rumbo a Haití (Foto: Ministerio de Defensa)


Mientras llegan, este sábado han aterrizado en la capital los seis primeros militares a bordo de un hércules del Ejército del Aire. Pertenecen a la Agrupación ‘Hispaniola’. Han sido enviados con antelación para establecer los primeros contactos con las autoridades locales y con la Misión de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) y, además, para reconocer la zona donde el contingente español proporcionará ayuda humanitaria.

Qué hacer
Operarán en un escenario presidido por el caos, la muerte y el desgobierno, por lo que son muchas las tareas necesarias para que el país más pobre de América roce un poco la normalidad. En un primer momento, acuden a resolver lo más urgente.

“Nada más llegar –les indicó la ministra de Defensa, Carme Chacón, antes de zarpar- tendréis que asistir a más de 500 heridos que ahora carecen de atención sanitaria”. El buque y su personal están listos. Para facilitar el traslado de heridos desde los helicópteros, las instalaciones sanitarias se han dispuesto en la cubierta del buque: zona de reanimación y clasificación de heridos, un antequirófano, dos salas de operaciones completas, una Unidad de Cuidados Intensivos, una sala de esterilización, otra de rayos X, un gabinete de odontología, una farmacia, un banco de sangre refrigerado y laboratorios para análisis de agua, de sangre, bioquímicos y de cultivos.

Instalaciones que no servirían de nada si no estuviesen administradas por el personal cualificado: 27 médicos y sanitarios pertenecientes a la Sanidad Militar. Recibirán apoyo de los soldados sanitarios de Infantería de Marina que trasladarán a los enfermos en ambulancias y de 37 efectivos de la unidad de helicópteros que realizarán también labores de aeroevacuación de heridos.

Fuentes consultadas por este periódico indican que junto a las instalaciones del “Castilla” se instalarán en tierra un hospital de campaña donde se realizarán allí las consultas y la clasificación de heridos.

Además de la atención sanitaria que centra la misión, los demás efectivos de la Armada realizarán trabajos también importantes. Junto a la dotación del buque “Castilla” compuesta por 192 marinos, navega un Subgrupo Táctico de Infantería de Marina formado por 165 efectivos. Los infantes de la unidad de zapadores abrirán caminos en Petit Goave donde la tierra tembló y tiró todo abajo. Con palas cargadoras, excavadoras y camiones harán una imprescindible labor de desescombro para facilitar las comunicaciones y llegada de las ambulancias al buque.

Otra unidad de apoyo logístico de Infantería de Marina empleará dos plantas potabilizadoras transportables, un alije y tres depósitos para producir y distribuir agua potable a la población haitiana.

Y para paliar la violencia que asola el país, otros militares formarán patrulla de protección y escolta mientras se busca la coordinación militar con los estamentos civiles.

El trabajo en tierra se compaginará con el de a bordo desde donde se enviará el material pesado gracias a las embarcaciones de desembarco del Grupo Naval de Playa. Los buceadores por su parte realizarán un reconocimiento hidrográfico de la costa y los helicópteros llevarán a cabo vigilancias aéreas del terreno.

La misión no será fácil pero nuestros militares están dispuestos a desarrollarla y dejar su sello en esa tierra.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios