www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CAAMAÑO, MONTILLA, LAS VEGUERÍAS Y LA CONSTITUCIÓN

jueves 04 de febrero de 2010, 13:19h
El diario ABC ha acertado al desenterrar un texto del actual ministro de Justicia en el que se pronunciaba contra la división de Cataluña en veguerías por tratarse de una fórmula que atenta contra la Constitución. Así es que la cosa está bien clara. El ministro de Justicia tiene la obligación política y ciudadana de denunciar ante el Tribunal Constitucional lo que ha aprobado su correligionario José Montilla.

     El caso de Montilla empieza a clamar al cielo. De ministro prudente y gris de Zapatero ha pasado en poco tiempo a convertirse en marioneta de Carod Rovira. Para que no le tachen de españolista, Montilla se está alineando con el entusiasmo del converso en las posiciones catalanistas más radicales, desde la persecución al idioma castellano hasta la división territorial de Cataluña según las conveniencias electorales de ERC.

     No he estudiado si las veguerías son constitucionales o no. Especialistas tienen este periódico para hacerlo. Pero si lo fueran, el Gobierno Zapatero no puede permanecer de brazos cruzados por mucho que precise de los escaños nacionalistas en las votaciones del Congreso y el Senado. Tampoco Rajoy puede esconder la cabeza y no enfrentarse con una presunta medida anticonstitucional. El Estado de Derecho exige la responsabilidad de los líderes políticos. Carod Rovira no puede seguir en la befa de las instituciones españolas y haciendo lo que le viene en gana, en el poco tiempo que le queda libre de sus viajes gratis total por el ancho mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.