www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

“El tiempo entre costuras”: un relato a horcajadas entre Madrid y el norte de Marruecos

viernes 19 de febrero de 2010, 15:57h
Por lo general, el lector español interesado en las cosas de África (en tiempos pasados, sinónimo de Marruecos), sabe de -y es probable incluso que haya leído- las tres crónicas maestras de la aventura colonial de los ibéricos en El Rif. Tres crónicas de guerra que transcurren durante los veinte primeros años de Protectorado.

Los autores de aquellas obras fueron Díaz Fernández en su memorable relato El Blocao; Sender, en las notas que había pergeñado durante su cumplimiento del servicio militar en Marruecos, y que aparecieron con el título de Iman en 1930; y Arturo Barea, en “La Forja”, volumen segundo de su trilogía Forja de un rebelde.

La guerra contra los rifeños, en cuanto telón de fondo, está omnipresente en las páginas de esa trilogía, que puede considerarse incluso tetralogía, si se incluye en ella las Cartas marruecas de un soldado español, obra salida de la pluma de E. Giménez Caballero, y que le valió censura y castigo. También por lo general, el lector español de la suerte que estamos rememorando, desconoce un viraje más intimista que adquirió la novela española de cuño marroquista con la aparición en 1976 (Seix Barral) del monólogo titulado La vida perra de Juanita Narboni. Su autor se llamaba Ángel Vázquez, de quien fue amigo-testamentario Emilio Sáenz de Soto, otro tangerino español inolvidable, como lo ha sido Eduardo Haro Tecglen, y lo son hoy mis amigas Malika Embarek y Cecilia Fernández Suzor.

Con La vida perra…, hay dos factores novedosos en la literatura española de inspiración marroquí que procede subrayar aquí. Primero, la protagonista de la saga no es ya un soldado, sino una mujer (Juanita Narboni), hija de la sombrerera más conocida en el Tánger de posguerra; y en segundo lugar, la acción de la obra transcurre con trasfondo colonial tardío -cuando el nacionalismo istiqlalí arreciaba fuerte contra los gobiernos de París, muy en particular-. Por ello, la narradora e intérprete se mueve siempre en una línea de fuga mental constante entre Tánger-Gibraltar/ Tánger-Casablanca.

De un año a esta parte, las librerías de todo el país exhiben en vitrina la novela de María Dueñas que lleva por título El tiempo entre costuras (Temas de Hoy. TH Novela). También este best-seller insólito vuelve a tiempos pasados, marroquinistamente connotado. Devuelve al lector al período de guerra civil y mundial que durante diez años sacudió sin piedad, a España y al planeta que habitamos.

Hay que añadir, empero, que la autora ha hecho de Sira Quiroga la protagonista (de nuevo, como en el caso de La vida perra…, es la voz de una mujer) que narra sus peripecias durante aquel decenio turbulento en Madrid, Tánger, Tetuán y Lisboa, haciéndole moverse en una constante línea de acción sorpresiva en cada capítulo de la obra. Y no, precisamente, en el frente de combate como el soldado Viance de Sender, ni en la retaguardia de las trincheras y blocaos de Díaz Fernández, sino “entre costuras”. O sea, en medio de la cotidianeidad más prosaica a veces; y con frecuencia, en los pliegues de la intriga diplomática de un decenio (1936-1945), bélico donde lo haya habido. No olvidemos que Tánger y Lisboa fueron entonces dos escenarios de neutralidad intrigante, de anhelos escapatorios, y de amoralidad circunstancial pasmosa.

Valga apuntar, finalmente, que María Dueñas ha conseguido situar -valiéndose del lícito beneficio que confiere la perspectiva histórica- a la protagonista de la obra en medio del “romance” legendario que unió al Alto Comisario de Franco en Tetuán, coronel Beigbeder Atienza, con Rosalinde Fox, British citizen, y ciudadana del imperio durante años de naufragio para Europa.

Todo esto que cuento aquí puede que explique el éxito editorial de la “vida entre costuras” que protagoniza Sira Quiroga (la otra Juanita Narboni), a lo largo de más de 600 páginas que se leen con fruición. Es decir, compartiendo voracidad lectora con algunos miles de españoles que han colocado este relato entre los más vendidos.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.