www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

1, 2, 3 Uribe ¿Otra vez?

martes 23 de febrero de 2010, 20:07h
La indecisión de Uribe con respecto a sus intenciones de aspirar o no a un tercer mandato lo ha llevado a moverse como candidato-presidente durante el último año, situación que ha enrarecido el panorama electoral y que no ha permitido una definición clara, ni de los candidatos y ni de sus estrategias. Esto, a pesar de que todos los candidatos han intentado hacer caso omiso de esta condición, pero lejos de lograr centrar la atención de los potenciales electores en sus propias propuestas, acuerdos, coaliciones, rupturas o consultas internas, la campaña a las elecciones presidenciales ha gravitado en torno a la figura y a los mensajes que “desde el fondo de su alma” ha recibido el candidato-presidente, siempre generando duda y dejando abierta la posibilidad del “sí quiero”.

Como era de esperarse, este inicio del 2010 ha estado especialmente movido con respecto al tema de la posible candidatura a la segunda reelección de Uribe. La primera jugada viene con un pronunciamiento a favor por parte del Procurador General de la Nación, no vinculante pero si público y condicionante de la opinión, que recibe una pronta reacción institucional con una contundente respuesta de inconstitucionalidad de la propuesta de referendo, por parte del magistrado Sierra Porto de la Corte Constitucional. Este pronunciamiento ha obligado al pleno de la Corte Constitucional a un estudio prolongado y profundo del referendo reeleccionista y se espera que este fallo, que ha generado una gran expectativa, sea oportuno “la Corte tiene conciencia de que se necesita una decisión que no sea tardía”.

Y mientras todo esto sucede, los demás candidatos contratan encuestas que dan a uno u otro como ganador, depende de quién las financie, pero que ninguna deja de consultar al ciudadano sobre el candidato de su elección con Uribe o sin Uribe. Uribe siempre presente. Pero resulta que, a pesar de su perenne alta popularidad, la reelección ya empieza a ser cuestionada, las últimas encuestas indican que, mes a mes, el respaldo a la reelección va siendo menor y, que en caso de que Uribe llegase a ser candidato nuevamente, su elección a la presidencia sería en una segunda vuelta y nunca ganaría con la contundencia que lo ha hecho en sus anteriores contiendas.

Viendo este panorama Uribe ha empezado a dar señales de no querer permanecer. En varios de sus últimos pronunciamientos públicos Uribe habla como si se despidiera, habla del “próximo presidente”, puede ser que esté haciendo conciencia de que ha llegado a su punto máximo de aceptación y que ahora lo único que puede venir es el descenso y que no quiera someterse a tal desgaste, como también, y conociéndolo, puede que sea su estrategia para movilizar a los que se están alejando o a los indiferentes, así lo hizo hace 5 años y le funcionó. Muy pronto veremos la capacidad de adaptación de Uribe y el “Uribismo” a estas circunstancias, y podremos valorar si se trata de un proyecto político o del proyecto de un político.

Lucía Nieto

Investigadora de la Fundación Ortega y Gasset

Lucía Nieto es investigadora de la Fundación Ortega y Gasset.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios