www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO Y GARZÓN

lunes 08 de marzo de 2010, 12:19h
Muchos jueces han interpretado la intervención de José Luis Rodríguez Zapatero a favor de Baltasar Garzón como un acoso inadmisible a la independencia judicial. Lo mejor que podría haber hecho el presidente circunflejo es permanecer calladito.

     Hay una faceta de Garzón tan extraordinariamente positiva que nadie puede negar: su valerosa actitud frente a la banda terrorista Eta, que he elogiado muchas veces, la ultima hace un mes en mi artículo, al aire libre, Garzón en la picota. Al administrar la justicia de forma independiente, el juez Garzón se ha jugado la vida frente a Eta y eso exige el reconocimiento de la sociedad.

     También es cierto que la megalomanía de Garzón y su tentación permanente de brillar como una estrella han fragilizado su figura y lo que es peor han dañado gravemente la imagen de seriedad que debe vertebrar la administración de la Justicia.

     Pero lo peor de todo fue su irrupción en la política como número dos de Felipe González. Y su retorno a la Audiencia Nacional cuando no consiguió su propósito de convertirse en ministro. A partir de ese momento resulta muy difícil aceptar la independencia de Garzón en el momento de juzgar asuntos relacionados con la actividad de los partidos políticos. Es de hecho, aunque no lo sea formalmente, un militante del PSOE que se convierte en juez y parte al discernir sobre cuestiones que afectan a los partidos rivales. No hay quien pueda tragarse semejante despropósito.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.