www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Publica "El perfil de la audiencia Cuatro y laSexta 2005-2008"

Ricardo Vaca: "El éxito en televisión es una verdadera excepción"

viernes 02 de abril de 2010, 18:00h
Ricardo Vaca habla de la televisión con cariño y con conocimiento de causa, lo que no evita que sienta predilección por la radio, donde ha desarrollado parte de su carrera. Ondas aparte, este analista de audiencias ha llevado a cabo un duro trabajo de estudio sobre la fragmentación de la audiencia que ha concluido con la publicación de "El perfil de la audiencia Cuatro y laSexta 2005-2008" (Fundación Ex-Libris), donde da muestra de que conocer los entresijos de la televisión exige, y mucho.
Dice en su libro que estudiar el comportamiento de Cuatro y laSexta era un asunto obligado.
Sí, así es. Ahora mismo, el peso de Cuatro y laSexta ha sido fundamental para el proceso de fragmentación de la audiencia, por lo que para analizarlo no había mejor ejemplo que estas dos cadenas.

Califica la audiencia como un arma estratégica. ¿Por qué es tan importante?
Toda cadena de valor de una cadena de televisión se valida siempre en la audiencia. Es la unidad de medida, la que nos dice qué está siendo correspondido por los espectadores. Los datos que componen el libro que acabo de publicar demuestran cómo Cuatro y laSexta han aumentado esa audiencia y cómo han ido superando el complicado proceso de generarla en un régimen de máxima competencia; una tarea, en muchos casos, extraordinaria. Hay que tener en cuenta que de cada diez programas que se ponen en antena tan sólo uno o dos alcanza la media de la media del canal, por lo tanto estamos ante una industria de enorme riesgo y volatilidad donde el éxito es una verdadera excepción.

Si con Cuatro y laSexta aumenta la fragmentación, ¿qué ocurre con la TDT?
Que se incrementa. Por ejemplo, si contamos los minutos que se han consumido sólo en TDT en marzo, la séptima emisora más vista es Clan TV; la octava, Disney Channel; la novena Antena 3 Neox; la décima, FDF, de Telecinco; la undécima, La Siete. No hay que olvidar que el proceso de fragmentación comienza a principios de los 80 con las primeras autonómicas, se radicaliza a finales de los 90 con el ascenso de las televisiones privadas, se incrementa con los canales temáticos de pago y se consolida con Cuatro, laSexta y la TDT. Todo esto provoca que un tercio de la audiencia, o algo más de un tercio, se esté viendo en televisiones que hace bien poco no existían.

Acaban de publicar un estudio en el que se concluye que la TDT producirá una “crisis estructural”. ¿Eso es bueno?
En un momento de crisis económica y con la publicidad facturada en descenso, entendemos que el modelo de negocio, como se entendía antes, ahora no puede ser viable, por lo obliga al sector audiovisual a situarse en plena transformación radical, que se confirma con la no emisión de publicidad en TVE, las fusiones de cadenas, la posibilidad de hacer TDT de pago y la nueva Ley Audiovisual. El modelo de negocio que existía antes está cambiado a marchas forzadas porque el futuro ya no es lo que era. Vamos a estar con 40 emisoras más otras tantas temáticas, lo que suma hasta 130-140 cadenas españolas compitiendo por la audiencia.


¿TVE sin publicidad ha beneficiado al resto de cadenas o las ha puesto en un aprieto?
Independientemente de si se puede estar de acuerdo o no en haberlo hecho tan deprisa, y no de una manera más gradual como se ha sugerido, desde el 1 de enero TVE no emite publicidad. Según esas voces, la inversión de 400-500 millones que obtenían las cadenas de TVE se libera en el mercado, aunque es probable que no todo pueda ser absorbido por las televisiones privadas por tema de perfil cualitativo. Pero esto es algo que hay que ir viendo. Lo que sí sabemos es que las cadenas privadas han aumentado su publicidad un 10-20 por ciento, lo que confirma que esta situación no deja de ser una causa más del proceso de readaptación del sector.

En el que también tienen mucho que ver las fusiones.
Evidentemente. Desde que el Gobierno otorga legitimidad a este tipo de uniones, no cabe ninguna duda de que se condiciona al sector, a la rentabilidad, al modelo de negocio, al tipo de producciones que se van a hacer en función de la publicidad o a cómo se van a segmentar las cadenas.

Hay quien dice que en la TDT hay tanto canal que no sabes qué ver.
Sí, pero imagínate que estamos en un pueblo de Palencia en el que veían seis emisoras y ahora pasan a ver 40. Forma parte del mismo proceso de aprendizaje que hay que realizar para ver un canal sin publicidad. El mercado se tiene que readaptar. Las cadenas, la publicidad, los modelos de negocio y, por supuesto los espectadores, están ante un nuevo escenario. Cambia, en resumidas cuentas, el modo en que vemos televisión. Así, una de las grandes transformaciones que se ha producido en nuestro país, que ya lo vivió la radio con los transistores, es la individualización del programa o de la cadena.

Si no nos gusta lo que emiten las cinco primeras, algo encontraremos en las siguientes, ¿no?
Hay un elemento revolucionario antes de eso; que puedas encender la tele o apagarla. Esto a veces se nos olvida. De cualquier forma, no es lo mismo poner una cadena que poner otra o un horario de prime time que un horario de sobremesa. Es decir, hay una oferta amplísima para todo tipo de públicos y la búsqueda de la audiencia tiene que parcelarse. Por ejemplo, los espectadores de Cuatro y laSexta son de entre 15 y 47 años; los de Clan TVE, de entre 4 y 12; los de TVE, de 45 en adelante; y los de Telecinco-Antena 3, de entre 20 y 50. La edad es la variable cualitativa más importante para reunir o no audiencia.

Ricardo Vaca durante la presentación de su libro (Foto: Barlovento)
Como debe ser el hecho de ser hombre o mujer…
Eso es. Hay emisoras masculinas y emisoras femeninas. Las tres grandes tienen una afinidad más femenina. Telecinco, incluso, mucho más que las otras dos. Y, de todas, curiosamente las que tienen audiencia son las impares, mientras que las pares tienen menos.

Está convencido de que la televisión forma parte del sistema educativo.
Hay tres instituciones fundamentales: la familia, el colegio y la televisión. Cuando surge la competencia, la televisión tiene que diferenciarse, por lo que la diversidad de contenidos conforma un amplio abanico donde elegir. Pasa que muchas veces decimos que vemos documentales y en realidad vemos otras cosas, quizá porque es políticamente correcto decirlo.

Si se quiere se encuentra qué ver...
Insisto, hay otra cosa más que se puede hacer: apagarla. De lo que no cabe ninguna duda es de que el español medio pasa dos meses al año viendo televisión y esos son palabras mayores. Estamos hablando de que anualmente se ven 60.000 millones de horas, de ahí que la televisión tenga como principal virtud su capacidad de convocatoria.

Y su efecto relajante…
Si, no hay duda de que tiene un efecto placebo. Necesitamos algo que nos evada. No hay que olvidar que estamos ante una industria importantísima en cuanto que somos lo que sale por la tele.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios