www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

durmiente

El supervolcán durmiente de las Canarias

jueves 15 de abril de 2010, 16:05h
Mientras el mundo mira con admiración el increíble espectáculo natural que nos ofrece la erupción del volcán Eyjafjallajoekull en las remotas y gélidas latitudes islandesas, nuestras 'islas afortunadas' podrían ocultar una amenaza de proporciones descomunales.
Una columna de cenizas y polvo asciende varios kilómetros sobre el glaciar islandés de Eyjafjallajoekull. Hasta tal punto ha llegado la magnitud de este volcán que el tráfico aéreo de media Europa se ha visto afectado y centenares de vuelos han tenido que ser desviados o, incluso, cancelados.

Las espectaculares imágenes que nos deja el Eyjafjallajoekull nos recuerdan la fragilidad humana frente a la inmensidad de las fuerzas de la naturaleza. Pero, lo que quizás sea menos conocido es la amenaza que se cierne sobre la población mundial en el caso de que otro volcán durmiente estallara en erupción.

Las islas Canarias, destino turístico por excelencia de nuestro país, con incomparables parajes, bellas playas y mucho sol, esconden bajo su corteza terrestre un secreto terrible. El origen volcánico del archipiélago no es ningún misterio, con una antigüedad de 14 millones de años, como tampoco lo es que el Teide, el punto más alto de España, es en la actualidad un volcán semiactivo con un grado de actividad limitada.

El problema reside en la configuración tectónica de las islas. Debajo de ellas la actividad geológica es muy alta y es aquí donde podría estar el origen de un supervolcán aún no registrado ni estudiado. El gran problema de este tipo de episodios reside en que es imposible detectarlos con antelación y no presentan las estructuras al uso de los volcanes. Los supervolcanes como el que podría encontrarse bajo las Canarias no tienen una forma cónica con un cráter, sino que se extienden a lo largo de una vasta extensión que, en algunos casos, alcanza el centenar de kilómetros. De este modo, estos monstruos de la naturaleza sólo aparecen cuando entran en erupción y, para entonces, ya es demasiado tarde.

Si sólo la erupción de este volcán, que equivaldría a la explosión de 1.000 bombas atómicas a la vez, ya supondría una enorme catástrofe aún no conococida por el ser humano, las consecuencias posteriores no serían mucho mejores. Los científicos creen que una erupción de estas características provocaría un tsunami (ola gigante) de dimensiones desconocidas. Algunas predicciones por ordenador elevan la altura de esta pared de agua hasta los 700 metros, decenas de kilómetros de largo y alcanzaría los 900 kilómetros por hora de velocidad.

Esta ola gigante alcanzaría con rapidez las costas africanas y europeas aunque las consecuencias más graves se vivirían al otro lado del Atlántico. Las costas americanas serían golpeadas por este tsunami con más fuerza debido a que la ola para entonces ya habría alcanzado su velocidad máxima. Las aguas podrían internarse en tierra firme hasta 25 kilómetros anegando todo a su paso. Las grandes urbes norteamericanas de la costa este y las islas caribeñas serían borradas del mapa. Además, la gran nube de cenizas y polvo cubriría el cielo a escala planetaria afectando a la vida animal y vegetal de manera irremisible.

El 'otro' supervolcán
La otra región del mundo que vive bajo la amenaza de las macroerupciones es la del estadounidense Parque Natural de Yellowstone. Esta zona del noroeste americano esconde una de las más serias amenazas geofísicas del planeta.

Los antecedentes son claros. Yellowstone ha entrado en erupciones de estas magnitudes hasta en tres ocasiones: hace 2,1 millones de años, hace 1,2 millones de años y la más reciente hace 640.000 años. La elevación de la corteza terrestre del Parque, una media de 10 centímetros al año, y el incremento de la temperatura geotérmica ha hecho que los científicos alerten sobre lo que podría pasar en un futuro no tan lejano.

A pesar de que esta clase de erupciones no son muy frecuentes (la ciencia refleja que apenas una cada 100.000 años) lo cierto es que los gobiernos del mundo deben tener en cuenta este posible escenario ya que los supervolcanes no avisan, duermen hasta que deciden cambiar la faz de la Tierra, y puede que para siempre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • El supervolcán durmiente de las Canarias

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    4507 | Juan Sebastián - 13/12/2016 @ 20:17:02 (GMT+1)
    Al inteligente que puso en la página fotos que se pasaran solas y que una de ellas sea enorme y esté moviendo la página continuamente habría que darle un premio por subn...

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.