www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Berlusconi ataca a Saviano

domingo 18 de abril de 2010, 15:59h
Mientras el gobierno se divide entre berlusconianos y finianos en un enfrentamiento fraticida, Berlusconi nos ha mostrado, una vez más, su falta de sensibilidad y oportunismo. Durante una rueda de prensa, el primer ministro italiano ha afirmado rabiosamente que “la mafia italiana es la sexta en el mundo, pero casualmente la más conocida porque ha habido un apoyo promocional que la ha convertido en un elemento muy negativo de juicio sobre nuestro país. Recordemos las ocho series de “La Piovra” programadas en las televisiones de 160 países del mundo, y toda la literatura a propósito, “Gomorra”, y todo el resto...”

Su frase, poco acertada, ha generado muchas reacciones en defensa de Saviano, una nueva ola de indignación nacional y la sorpresa de algunos. Confieso que, siguiendo a diario la política italiana, sus frases consiguen sorprenderme raramente. Además, no resulta ser la primera vez que arremete contra quien se ha atrevido a hablar de mafia, (“si encuentro a los que han filmado los nuevos episodios de “La Piovra” (serie italiana sobre la Mafia) y a los que escriben libros sobre la mafia, los estrangulo” en mi columna del 6 de diciembre de 2009)

Sigo pensando en que escribir de Mafia es una forma de combatirla, de abrir los ojos, obligar al Estado a una reacción, un necesario intento de involucrar las instituciones y la sociedad civil en una problemática frecuentemente arrinconada e infravalorada. Los ataques contra Saviano, las palabras mistificadoras, inquietantes y absurdas de Berlusconi parecen muy sucias (y esperamos que no dependan de las ideas políticas del escritor o por su asidua colaboración con la Repubblica). Saviano representa uno de los símbolos de la lucha contra la criminalidad organizada y, simpático o menos, hay que reconocerle el gran mérito de haber informado a la opinión publica sobre un mal oscuro, un cáncer que esta deteriorando al país. Saviano ha tenido el valor de contar estas historias, de oponerse a esta cotidianeidad malsana: por eso, genera rabia verle acusado de hacer “propaganda” a las organizaciones criminales. Bien subraya, en todas las ocasiones, Saviano que la mafia quiere silencio, que todo se quede en cosa nostra y que la gente no conozca la realidad. Bien hace Saviano al recordar que, durante su proceso, Michele Greco afirmó que “la culpa era de Il Padrino si en Sicilia se instruían procesos contra la Mafia”. No es con el silencio que se combate contra las organizaciones criminales y no se derrotan escondiendo la existencia del problema.

Además, ¿la sexta mafia? Podría el cavaliere ser tan amable de citar: fuente, parámetros y criterio establecidos para determinar esta lista. Absurdo distinguir entre la realidad del fenómeno y la presunta percepción que tenemos del mismo. Mientras el primer ministro sigue actuando de esta manera, sin poner la lucha a la criminalidad organizada entre las prioridades de su gobierno, las mafias italianas alarga su longa manus sobre nuevos territorios y actividades económicas, tanto en Italia como en el mundo.

Poco antes de la mesa redonda de Berlusconi, el fiscal de Palermo, Antonino Gatto, pedía 11 años de cárcel para Marcello Dell’utri, mano derecha de Berlusconi y cofundador de Forza Italia, por asociación mafiosa. El fiscal considera que Dell’Utri, ya condenado a 9 años, ha "estado al servicio de la organización mafiosa durante más de 30 años" y "ha tenido un papel determinante en la aprobación de iniciativas legislativas que han favorecido a la mafia". Bien, durante la arenga final del fiscal, Dell’Utri ha preferido dejar la sala del tribunal y aclarar a los periodistas: “Si me dejan en paz, si me absuelven, estoy dispuesto a dejar todos mis cargos políticos. Yo soy senador para defenderme del proceso. Sí, ¿os parece raro? Entré en política para defenderme” Mas claro no se puede. Elegido para proteger y cuidar los intereses…personales. Esta frase generaría la indignación y la consecuente obligación a dimitir en cualquier democracia. Ya democracia. De tal jefe, tal…

Finalmente, las palabras de Berlusconi preocupan porque denotan “el desprecio por la cultura de la legalidad y del empeño civil de Roberto Saviano” por parte de quien debería ocuparse de erradicar esta plaga. Decía Borsellino: “Háblate de la mafia. Háblate de ello por la radio, en televisión, en los periódicos. Pero que hablen de ello”. El mismo juez, asesinado por la Mafia, que recordaba la felicidad de Giovanni Falcone, otra víctima de Mafia, cuando le confesó “la gente nos anima a nosotros”. Si, sus acciones en contra de la Mafia, su propaganda a favor de la legalidad, sus palabras contra la criminalidad conseguían mover conciencia y animar a la gente a luchar contra esta plaga. Ya, pero parece que Berlusconi se preocupa más de dinero, votos e intereses personales…

Ps. Por cierto he leído que el alcalde de Roma Gianni Alemmano quiere organizar un concierto para el Papa el próximo 29 de junio para demostrarle su “solidariedad” frente a “burlas e insinuaciones gratuitas”. Me parece una buena iniciativa, sólo sugerimos no invitar a un coro de pueri cantores (niños cantores): ya saben mejor evitar tentaciones...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.