www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Se conmemora el 19 de abril

El Bicentenario venezolano: entre uniformes verdes y cumbres regionales

lunes 19 de abril de 2010, 10:20h
Líderes de la ALBA y otros dirigentes latinoamericanos llegaron a Caracas para participar este lunes en la conmemoración del Bicentenario del 19 de abril de 1810, fecha que marcó el inicio del proceso de independencia de Venezuela.
En la tarde de este domingo llegaron los presidentes de Cuba, Raúl Castro, y de Argentina, Cristina Fernández, unas horas después del arribo de los primeros ministros de Antigua y Barbuda, Wiston Baldwin Spencer, y de Dominica, Roosevelt Skerryt. Se esperan en las próximas horas a los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega, y República Dominicana, Leonel Fernández, y este lunes al ecuatoriano Rafael Correa.

Los dirigentes de los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), iniciativa impulsada por Venezuela y Cuba, e integrada además por Bolivia, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Las Granadinas, Antigua y Barbuda, y Dominica, se reunirán este lunes en una cumbre al finalizar los actos con motivo del Bicentenario.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció la llegada de algunos de sus invitados en un acto en la Casa del Libertador Simón Bolívar en Caracas, antes de inaugurar el Monumento Bicentenario, una especie de cohete de colores rojo y negro.

"Yo no pensé que iba a quedar tan bonito (...) los yanquis piensan que puede ser un cohete misilístico ... vamos a aclararles: no es ningún cohete misilístico: es un cohete ideológico", declaró Chávez, según el cual la forma y el material de la pieza, de 48 metros de alto, representan "la verticalidad, la firmeza de la revolución".



Mientras, en la ciudad, se ultimaban los preparativos para la cita del lunes que incluye un gran desfile cívico-militar y una sesión solemne de la Asamblea Nacional en la que intervendrá como oradora la presidenta argentina.

En vísperas de la conmemoración se podían observar en las grandes avenidas de Caracas empleados y militares que terminaban de engalanar las calles. La jornada de celebraciones se iniciará con una ofrenda floral ante la tumba de Bolívar, cuyos restos reposan en el Panteón Nacional, en el centro de Caracas, no muy lejos de la casa donde nació.

"Bienvenidos a la tierra de Bolívar" se puede leer en los enormes carteles colocados en grandes arterias, especialmente la autopista por la que llegan del aeropuerto a la ciudad los invitados a la celebración del día en que Venezuela inició su proceso de independencia de España.

El 19 de abril se conmemora la primera Junta del Gobierno Autónomo en Caracas en 1810, que abrió el camino a la declaración de independencia del 5 de julio de 1811. "El 19 de abril se instauró el primer Gobierno venezolano de la historia, el primer Gobierno autónomo en todo el continente americano", afirmó recientemente el vicepresidente venezolano, Elías Jaua.

Las celebraciones del Bicentenario, que concluirán en julio de 2011, llegan en medio de las constantes disputas entre Gobierno y oposición en la polarizada sociedad venezolana, que vive otro año electoral, ahora por las legislativos del próximo mes de septiembre.



En un comunicado difundido, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a partidos de la oposición, dijo que el Bicentenario se conmemora con la libertad y la democracia en peligro. La alianza opositora se refiere al presidente, sin nombrarlo, como cabeza de una gestión que "ha reducido sistemáticamente nuestra capacidad democrática y comprometido nuestro futuro y progreso".

Esta fecha que es "de todos, debería unirnos en una reflexión patriótica sincera, acerca de los sueños e ideales de los fundadores de la nacionalidad", subraya. En opinión del escritor venezolano Alberto Barrera Tyszka, "Chávez está tratando de refundar, en las circunstancias del siglo XXI, la vieja dictadura militar latinoamericana del siglo XX. Pero para eso necesita una leyenda, como Fidel Castro".

"Chávez tiene petróleo, pero no tiene leyenda", por eso se presenta como "quien viene a cerrar las promesas de Bolívar" a la hora de conmemorar el Bicentenario, consideró en declaraciones a Efe.

Para Barrera Tyska, la idea del desfile es una propuesta que sólo se le ocurre a un militar: "Una celebración oficial más, otra ceremonia del poder. Pomposa y lejana. Obligarán a los empleados públicos a ponerse camisas rojas. Uniformarán a la población. Seguirán buscando la epopeya que no tienen".

Ganador del premio Anagrama con su novela "La enfermedad" en 2006 y autor de la biografía "Chávez sin uniforme", el escritor afirma: "Estamos ante un Gobierno que se ha empeñado en reescribir la memoria del país. Más que cambiar las condiciones objetivas del presente, este Gobierno se ha dedicado a cambiar el pasado".

Y recuerda que la inseguridad cotidiana en Caracas, una de las ciudades más violentas del continente, "angustia a la gente más que lo ocurrido con España hace 200 años".