www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Aventurero

Jesús Calleja: "Vimos una muralla de cenizas enorme, fue un momento sublime y dantesco"

miércoles 21 de abril de 2010, 15:30h
"Fue sublime y la vez dantesco", dice el montañero Jesús Calleja sobre el momento en que supo que estaba junto a un volcán islandés en erupción; un lugar que pocas horas después, tras ser rescatado junto a su equipo, apareció "completamente arrasado, como si hubiese caído una bomba nuclear".
"Si no llegamos a salir, no lo hubiésemos contado", explica en entrevista telefónica con Efe el conductor del programa Desafío extremo (Cuatro), que acaba de regresar de Islandia para preparar un programa especial que se emitirá el domingo por la noche, tras un periplo que les obligó a enlazar vuelos entre Boston, Azores, Lisboa y Madrid.

Para Calleja fue fundamental para salvar la vida "no entrar en pánico" cuando descubrieron que habían instalado su campamento junto al volcán: "Hay que analizar muy bien lo que vas a hacer, hacerlo rápido y procesando todos los datos para encontrar la mejor opción".

Contemplaron "una muralla de cenizas enorme, de color gris oscuro, con tonos rojizos", un momento "sublime y dantesco", pero ante el que decidieron rápidamente pedir ayuda, "porque si la columna se giraba treinta grados, quedaríamos sepultados debajo de ella".

"Tuvimos la suerte de que nos rescató un piloto con experiencia, que supo moverse entre la ventisca", explica Calleja, que relatará su experiencia en su programa, donde se verán, imágenes "probablemente únicas" en el mundo.

Y es que al día siguiente de su rescate, el pasado miércoles, el equipo de Desafío extremo volvió a rodar a bordo de un helicóptero a la zona del volcán Eyjafjalla, con la suerte de que se abrió un pequeño claro ente las nubes de ceniza.

"Creo que tenemos las primeras imágenes de la fusión del glaciar" bajo el que ha erupcionado el volcán islandés, explica el montañero, quien junto a su equipo (el cámara Emilio Valdes y el experto en el ártico Ramón Larramendi), rodaba una travesía invernal en Islandia para unir "los tres volcanes más explosivos y peligrosos" del país, muy cerca del círculo polar ártico.

Gracias a un vuelo "suicida", el helicóptero se internó en una brecha dentro del glaciar, de unos dos kilómetros y unos 150 metros de profundidad, que Calleja describe como "si hubiesen hecho un corte con un cuchillo en el glaciar"; una visión "increíble", porque lo que tardó miles de años en producirse "se había vaciado en cuestión de horas".

Sin temor de volver a la zona -"estamos acostumbrados a manejar situaciones de riesgo"-, Calleja y su equipo se convirtieron en testigos privilegiados de un fenómeno natural que está causando el caos aéreo en medio mundo, compartiendo labores periodísticas con los reporteros de la BCC, Sky News y CNN, los únicos que lograron sobrevolar el volcán.

"Estábamos sin ducharnos en una semana y vestidos de colorines, pero con la ventaja de que podíamos llegar a lugares donde a los reporteros al uso les era imposible acceder", señala con su humor habitual el montañero, quien explica que esa zona del sur islandés, donde había prados y ganado, ha quedado anegada por lodo y bloques de hielo "en extensiones kilométricas".

Según las informaciones recabadas por Calleja entre los expertos en Islandia, hay "gran actividad" volcánica en el país, lo que podría preceder, "en un tiempo relativamente rápido, antes de dos años", a la erupción de otro volcán, el Katla, lo que provocaría un "tsunami de cenizas y lodo apocalíptico", ya que tiene por encima un glaciar con 700 metros de hielo de grosor, tres veces más que su vecino, el ya famoso Eyjafjalla.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios