www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUI PRODEST SCELUS

sábado 08 de marzo de 2008, 21:10h
Sería una villanía poner en duda la consternación que ha causado en las huestes socialistas el asesinato de un antiguo concejal querido por todos. El dolor generalizado ha sido y es profundo y sincero. Y compartido por el pueblo español.

El análisis objetivo de lo que ha ocurrido obliga a hacerse la pregunta de Séneca: "Cui prodest scelus..." (Med. 500-501) ¿A quién aprovecha el delito? En estos momentos dos teorías circulan por los mentideros políticos.

Algunos afirman que Zapatero, después de varios años de hinojos ante Eta, ha quedado in púribus por este crimen desalmado. Muchos de sus partidarios se preguntarán para qué ha servido su política antiterrorista. El crimen de ayer ha puesto de manifiesto el error de Zapatero y eso le va a costar votos.

Frente a esta teoría, son muchos también los que creen que Zapatero ha salido beneficiado. Perdió las elecciones municipales por su proceso de rendición ante Eta. Como la banda terrorista prefiere que gane Zapatero a que triunfe Rajoy hizo el manifiesto del 4 de junio para que el presidente pudiera atacar a Eta durante los meses anteriores a las elecciones generales, borrando así la ignominia de su negociación política con los terroristas. Como el presidente habría sido despedazado si Eta hubiera asesinado a una persona a la semana, la banda decidió no matar, haciéndose presente en la vida española con atentados en lugares y a horas en que no se produjeran muertos. Finalmente dos días antes de las elecciones el asesinato aislado de un socialista borraría los últimos vestigios de la política zapateril y permitiría al presidente presentarse como víctima.

No tomo partido por ninguna de las dos hipótesis. Dejo al lector de El Imparcial que extraiga sus propias conclusiones al hacerse la pregunta inevitable: ¿A quién ha beneficiado el crimen?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.