www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Con el amigo vizcaíno

Juan José Solozábal
jueves 29 de abril de 2010, 16:58h
En un día de la primavera apenas comenzada, atravesando la Mancha, hacia Extremadura, hemos llegado a Oropesa. Dejando la autopista que hiere, separando, las tierras que atraviesa, casi en el límite de la región hemos subido al castillo. Departimos almuerzo el caballero vizcaíno que me acompaña y yo con algunos comensales, entre ellos un viejo amigo al que hace años que no veo. Es gente de la provincia a la que hay que prestar atención y de la que, es lo que pienso, hay más que aprender que enseñar. Tendríamos que salir más de Madrid y tomar el pálpito de la realidad viva de la España del momento: el resultado debería ser una suma de todo, un conjunto inducido de la pluralidad y no una proyección de nuestro centripetismo, una deducción construida forzadamente desde nuestro punto de vista.

Complacido disfruto un rato del espacio tranquilo, que ofrece este paraje, un momento de serenidad que contrasta con la histeria, artificial pero bien aguda, del presente político. Tras la sobremesa, antes de abandonar el Parador, me asomo un instante al balcón del castillo y disfruto asombrado del campo a mi alcance : una planicie inmensa hasta el límite con Gredos, aparcelada mil veces, con verdes en la hora de la tarde clarísimos, más ocres delicados, encinas solitarias, caminos rectilíneos. Sopor adormeciente del campo del Arañuelo algo irisado…

Al descender del restaurante, tras apurar un Muga reserva del casi mi pueblo, pregunto en Recepción por si quedase algún resto de la edición de un libro que ponían a disposición del viajero que pasaba la noche en el establecimiento. No se debería viajar nunca solo gustaba de advertir Juan Ramón. Como remedio a esa soledad forzada en muchos lugares del extranjero se coloca en la mesilla un ejemplar de la Biblia para rezar, meditar o entretenerse, que todo puede hacerse con la lectura del Libro maravilloso. En el Parador una vez lo que dejaban en la mesilla era un ejemplar del Quijote, una versión compendiada, una antología vamos, en lenguaje moderno excelente de Andrés Amorós. Hay gente, le digo a mi amigo vizcaíno, que en su vida, como ha ocurrido en los Estados Unidos con la Biblia en determinado momento de su historia, no ha leído más que el Quijote. En mi pueblo era el libro con el que en la escuela aprendíamos a leer y reír y casi a llorar. Formábamos un corro y lo íbamos recorriendo, mientras don Francisco, el maestro burgalés machadiano, consumía impenitente su Cuarterón, el tabaco de picadura de los años cincuenta, que a veces trascendía a su viejo guardapolvos. Tenía don Francisco, además de dos guapas hijas, Alicia y Concha, que en ocasiones, con gran regocijo para nosotros lo sustituían, un grito de orden , “ a lo que estamos”, cuando el barullo de la clase sobrepasaba lo admisible, pero que resultaba absolutamente inoperante, si no fuese por lo perentorio de la regla con la que golpeaba la mesa, pues evidentemente la gente no estaba a lo que quería el maestro, sino, diríamos hoy, a su bola, que no es lo mismo.

Echo de menos cuando viajo algún libro de los dos referidos, porque suelo olvidar poner en el bolso de viaje alguna lectura. Vargas Llosa ha podido decir, creo haberlo leído, que no deja una noche sin repasar a Azorín. No está mal la elección. Después de todo cuando se llega a una ciudad de provincias, si puedo yo también tras un viaje en tren, por ejemplo Toledo o Valladolid, Pamplona , Baeza o Avila, al recorrer sus rúas y atravesar su plazas, está bien recurrir al itinerario o a la disposición azoriniana. Con todo prefiero Juan Ramón, la prosa del poeta más concretamente. Su escritura anticonvencional, sus retratos, su penetración cordial, su exactitud de siempre.Y si se trata de una edición delicada, piensen en la acometida sin tregua, con esmero acabado, de Visor…

Para Manuel Aragón

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios