www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crítica

Los Puritanos convencen en el Real, pero no levantan pasiones

viernes 30 de abril de 2010, 16:24h
Vincenzo Bellini no lo puso fácil a los teatros de ópera para que programaran con cierta asiduidad su última ópera, I Puritani, una trama dramática supeditada a la épica de los acontecimientos históricos, en la que por supuesto no faltan su personal estilo sentimental, su canto declamado e introspectivo y su metodismo prolongado. Las escasas posibilidades de encontrar un reparto adecuado a las extremadamente difíciles exigencias vocales que planteó el compositor siciliano son la causa de que Los Puritanos, una obra de gran belleza musical, no se prodigue demasiado en los escenarios líricos.
El reparto que anoche se subió al escenario del Teatro Real para la primera de las dos únicas representaciones en versión concierto de I Puritani en Madrid, y que volverá a hacerlo el próximo domingo 2 de mayo, consiguió que, a pesar de la dificultad añadida por la falta de escenificación que pone aún más, si cabe, todo el peso de la obra en la voz, la obra resultase coherente y de calidad en su conjunto, pero sin que ni siquiera la figura del carismático tenor Juan Diego Flórez fuera capaz de levantar el entusiasmo con el que siempre se reciben en la capital sus apariciones.

En todo caso, es precisamente el rol de Lord Arturo, correspondiente al tenor, al que Bellini quiso otorgar de una escritura vocal de tremendo compromiso, con incursiones en el sobreagudo de gran riesgo y ello a pesar de que, paradójicamente, el tenor es de todo el reparto el que menos canta en la obra. Un papel al que el tenor peruano no se enfrentaba anoche por primera vez, sino que ya debutó en 2004, precisamente en Las Palmas, la ciudad que vio nacer a uno de los tenores que más se hizo con el difícil rol creado por Bellini, el admirado Alfredo Kraus, y donde entonces, un público fiel a su tenor ya se rindió a la admirable inteligencia vocal y musical del peruano, que encarna siempre sus papeles con una elegancia en el fraseo realmente espectacular. También el recuerdo de aquella interpretación, que más tarde le ha llevado a Viena y a Bolonia, pudo pesar en el estreno de ayer, cuando se esperaba una pasión y una entrega que pareció que llegarían al salir a escena para cantar “A te, o cara”, y que, sin embargo, fueron quedando diluidas sin remedio a medida que avanzaba la obra.

Los Puritanos en el Teatro Real (Foto: Javier del Real)

Pero la gran protagonista del bellísimo drama compuesto por Bellini, con libreto de del conde Carlo Pepoli, en la que se narra la lucha entre los puritanos de Oliver Cromwell y los monárquicos partidarios de los Estuardo es la soprano, el personaje de Elvira, la joven que, a punto de casarse con su amado Arturo, enloquece de dolor cuando éste desaparece, sin saber que, en realidad, está ayudando a la viuda del asesinado rey Carlos I, Enrichetta de Francia, a escapar de una segura ejecución. Y la joven soprano cubana Eglise Gutiérrez, de quien ya se dice que es una estrella emergente en el panorama lírico internacional, supo darle el carácter que requiere el papel que Bellini creó pensando en María Malibrán y brilló, ella sí, con su gran calidad vocal e interpretativa, una seguridad en el escenario que le hizo merecedora de los aplausos más numerosos de la noche por parte de un público, el del Real, ante el que se presentaba por primera vez.

También las participaciones del bajo y del barítono son numerosas en la obra, con dúos de gran belleza y fuerza como el que interpretan al final del II Acto. El bajo Nicola Ulivieri, Sir Giorgio, y Fabio Maria Capitanucci, Sir Riccardo, uno de los barítonos italianos más demandados en la actualidad, interpretaron también con corrección sus respectivos papeles, pero fueron seguramente los dos personajes de quienes se echó más en falta una cierta capacidad dramática, siquiera gestual, detrás de sus fríos atriles.

Miquel Ortega, al frente de la Orquesta Titular del Teatro Real, en sustitución de Karel Mark Chinchon, que no pudo llegar a Madrid para los ensayos durante la aventura de los cielos europeos por culpa del volcán islandés, y el Coro Titular del Teatro Real (Coro Intermezzo), junto a con su director Peter Burian, recibieron asimismo el aplauso convencido, pero muy discreto, del público.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios