www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Rajoy no se retira tras la segunda derrota

Holgada victoria de Zapatero

domingo 09 de marzo de 2008, 20:05h
El PSOE ha ganado las elecciones con 169 diputados frente a 154 de los populares. Los nacionalistas pierden presencia, con la excepción de CiU, e Izquierda Unida pierde su grupo parlamentario. UPyD entra en el Congreso con uno. Estos resultados fuerzan al PSOE a volver a pactar con los nacionalistas para gobernar. Mariano Rajoy, tras su segunda derrota consecutiva en unas elecciones, volverá a presentarse a la reelección como presidente del PP.

José Luis Rodríguez Zapatero repite como presidente del Gobierno durante cuatro años más y Manuel Chaves en la presidencia de la comunidad autónoma de Andalucía.

El PSOE ha obtenido 169 diputados, 154 el PP, 10 CiU, con el 100 por cien de los votos escrutados. IU pierde su grupo parlamentario, al caer de 5 a 2. PNV pierde uno y se queda con 6, ERC pierde 5 diputados y se queda en 3. BNG dos escaños, uno para NaBai y otro para UPyD, el partido de Rosa Díez, que entra así en el Parlamento. Coalición Canaria se lleva dos diputados y NaBai uno. Estos resultados fuerzan a los socialistas a pactar con los nacionalistas para mantener una mayoría estable, suficiente para gobernar.

José Luis Rodríguez Zapatero, que recibió la felicitación de Mariano Rajoy, compareció ante sus militantes en la sede socialista de Ferraz como vencedor de las elecciones. Zapatero prometió que corregirá los errores en que haya incurrido en las elecciones pero ha hecho ver que incidirá en la profundización de su programa. El líder de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, reconoció el "fracaso" de su formación en un resultado "injusto" causado por la ley electoral y por "el tsunami bipartidista". Se ha hecho responsable de ese fracaso y ha presentado la dimisión.

Las claves de la elección
España se enfrenta a una desaceleración económica que ha ocupado el centro de la campaña electoral y del debate político en los últimos meses. Ha desplazado así a otros asuntos, como la negociación con ETA o los nuevos Estatutos. Los analistas apuntan a que la situación, que es vista por los españoles como mala, empeorará al menos en los dos años por venir. Pero estas perspectivas no han sido suficientes como para retirar mayoritariamente el apoyo al actual Gobierno, a favor de los populares.








Otro de los asuntos principales de la legislatura es la introducción de nuevos Estatutos, y especialmente el de Cataluña, que fue aprobado por poco más de un tercio de los catalanes. El Estatuto fue llevado ante el Tribunal Constitucional por los diputados catalanes, y el órgano ha logrado dilatar su resolución, evitando que se conozca una eventual decisión desfavorable antes de las elecciones generales. En cualquier caso, el mensaje popular de insolidaridad entre regiones impuesto por los nuevos estatutos no ha calado lo suficiente en este punto.

Ahora los expertos se dedicarán a escudriñar todos los datos. Uno de ellos será hasta qué punto el asesinato por ETA de un concejal socialista habrá animado a la participación entre los socialistas y haya roto la imagen del Gobierno de negociador con ETA a víctima.

Por otro lado el Partido Popular, aunque probablemente haya mejorado sus resultados, no ha logrado ganarse el apoyo mayoritario de los españoles, a pesar de que el Gobierno se presentaba al refrendo en malas condiciones. Así las cosas Mariano Rajoy ha anunciado que volverá a presentarse a la reelección como presidente del PP en Congreso Nacional del partido, que se ha adelantado a junio.

No obstante, hay que tener en cuenta que, de haber perdido las elecciones los socialistas, sería la primera vez en la historia de la moderna democracia española que el Gobierno no repite victoria. Es más, tanto Felipe González como José María Aznar obtuvieron mayoría absoluta en los comicios a repetir en el cargo.