www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Manifestaciones multitudinarias recorren el país en el Día del Trabajo

Los sindicatos se olvidan del Gobierno en sus reivindicaciones

sábado 01 de mayo de 2010, 13:02h
Los verdaderos culpables de la crisis son los mercados financieros y la banca, según han afirmado Méndez y Toxo este sábado en los discursos pronunciados tras la manifestación del Primero de Mayo. Asimismo, los sindicatos han negado permanecer inactivos, tal y como se les acusa en muchos sectores, y como ejemplo han recordado el acuerdo de negociación colectiva firmado con la patronal para los próximos tres años.
Los líderes de UGT y Comisiones Obreras advirtieron hoy al Gobierno de que su política de austeridad retrasará la salida de la crisis y la creación de empleo, una estrategia que, si persiste, puede provocar un "conflicto laboral de alcance".

Así lo apuntó el secretario general de UGT, Cándido Méndez, durante su discurso de la manifestación del Primero de Mayo, en el que tanto él como el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, rechazaron los recortes del gasto público y pidieron más estímulos fiscales para impulsar la recuperación económica.

Ambos reprocharon además al Ejecutivo el haber propuesto el retraso de la edad de jubilación, una medida que, recordaron, cuenta con el rechazo total de la clase trabajadora y del Pacto de Toledo.

Toxo y Méndez insistieron en sus respectivas intervenciones que los verdaderos culpables de la crisis no son los trabajadores sino los mercados financieros y la banca, a la que exigieron que cumpla con su obligación de facilitar el crédito a las empresas y las familias.

La manifestación central con motivo de las celebraciones del Día del Trabajo convocada por CC.OO. y UGT sacó a decenas de miles de madrileños a la calle para pedir al Gobierno medidas efectivas para frenar la 'sangría' del desempleo y garantizar las pensiones públicas en un día soleado y en medio de un ambiente festivo en el que, a diferencia de años anteriores, predominaron las banderas y escasearon los cánticos y las consignas.

Los manifestantes --16.000 según cálculos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y 60.000 según los convocantes-- arrancaron sobre las 12.20 del mediodía de la plaza de Cibeles al son de los tambores y las banderas representativas de los sindicatos mayoritarios, con los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, presidiendo la pancarta de la cabecera, junto a los líderes madrileños de ambas centrales, Javier López (CC.OO.) y José Ricardo Martínez (UGT).

Otros de los presentes en la manifestación fueron los secretarios de Acción Sindical de CC.OO. y UGT, Ramón Gorriz y Toni Ferrer, el coordinador general de IU, Cayo Lara, su antecesor y diputado de la formación, Gaspar Llamazares, o el secretario de movimientos sociales del PSOE, Pedro Zerolo.

Bajo el lema 'Por el empleo con derechos y garantías de las pensiones', la manifestación, marcada este año por las cifras récord de paro y las dificultades para lograr una reforma laboral consensuada entre Gobierno y sindicatos, transcurrió hasta la Puerta del Sol, a la que se llegó sobre las 13.00 de la tarde, en un ambiente que, gracias al tiempo soleado reinante durante la mayor parte de la marcha, tuvo un tono festivo y estuvo amenizada por grupos de percusionistas y algún gaitero.

A diferencia de años anteriores, la manifestación avanzó poblada de pancartas, pero sin barullo de consignas. Destacaron además gran número de banderas republicanas, que flanquearon a la cabecera de la manifestación y, en el cierre, acompañaron los discursos de los líderes sindicales.

En Barcelona, los organizadores han asegurado que el número de asistentes a la de concentración ha sido de 50.000, cifra que la Guardia Urbana reduce a 7.000.

Trabajadores de Marsans y peticiones de huelga general
Entre los mensajes que poblaron la movilización se destacaron los lanzados por trabajadores de Viajes Marsans, propiedad de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, que se aprovecharon el 1º de Mayo para reclamar una solución a su situación. El presidente del Comité Central de la compañía, Alberto Díaz-Aranda, reivindicó en declaraciones "que la Administración se moje y ayude" a los 4.000 trabajadores que dependen de forma directa del futuro de Marsans.

"Estamos haciendo todo lo que podemos y presionando a todos los niveles para llegar a un acuerdo de venta que garantice la viabilidad para los trabajadores", aseguró mientras portaba una pegatina en la que se podía leer: 'A bancos y Administración, ni Gerardo ni Pascual. Nosotros somos Marsans'.

Además, muchas pancartas pedían al Gobierno dar marcha atrás en su propuesta de ampliar hasta los 67 años la edad de jubilación e incluso trabajadores pertenecientes a la federación de la construcción de CC.OO. reclamaron también la jubilación en el sector a los 60 años.

No faltaron las banderas de los grupos comunistas ni la 'performance' de un grupo teatral que representó durante el recorrido, intentándolo sin éxito delante de la cabecera de la manifestación, una pequeña obra en la que un banquero con indumentaria de demonio sometía con una soga al cuello tanto a trabajadores (un obrero, una camarera, etc.) como a Gobierno y sindicatos.

Otros lemas rezaban: 'Pensiones dignas ya', 'Paguen los ricos sus robos y sus timos' o un 'Gracias por mi futuro' que portaba un desempleado al que habían indemnizado con 20 días tras ser despedido.

¡Huelga general, huelga general!
Ya al cierre de la manifestación, rodeados de banderas republicanas y con gritos de "¡huelga general, huelga general!" de fondo, procedentes de miembros de Izquierda Anticapitalista, los representantes de los sindicatos se dirigieron a los manifestantes para sumar sus mensajes a los lanzados en las alrededor de 80 manifestaciones convocadas en toda España, que reunieron a unas 50.000 personas en Barcelona y otras 25.000 en otras en el resto de las ciudades, según los sindicatos.

En primer lugar, el secretario general de UGT, quien a primera hora de la mañana manifestó que España puede llegar "perfectamente" a los cinco millones de personas desempleadas "si el Gobierno no toma medidas", advirtió también de un posible "conflicto laboral de alcance" si se recortan las prestaciones por desempleo en el Presupuesto de 2011.

Además, acusó al Gobierno de haber perdido "capacidad de convicción por estar aterrorizado por los mercados financieros" y tildó de "profundo error" de proponer ampliar la edad de jubilación a las 67 años. "Está en absoluta soledad en el Pacto de Toledo. Tiene que rectificar y tiene que hacerlo cuanto antes", apostilló.

Además, Méndez consideró que las negociaciones que se están llevando a cabo en el seno del diálogo social para reformar el mercado laboral tienen que concluir antes de que acabe el mes de mayo, por lo que los próximos días serán "de carácter decisivo".

Por su parte, el secretario general de CC.OO. abogó por reestructurar la banca y la inversión productiva para que la reforma laboral no se convierta en "papel mojado". Además, demandó un "empleo de calidad y defensa de la protección social y, en particular, la defensa del sistema público de pensiones".

Toxo cargó también contra el Gobierno porque, a su entender, "no se puede engañar al país dictándoles que la solución está en la reforma laboral" porque ésta, "por muy intensa que sea", no generará el empleo que necesita el país y porque hay reformas más "necesarias y urgentes".

Por último, los líderes sindicales dieron por finalizada la manifestación al borde de las 14.30 de la tarde con la Internacional sonando de fondo y entre los aplausos y cánticos de los asistentes.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.