www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Joaquín Manuel Montero dejó el psoe por estar en contra de la ley del aborto

"La izquierda lamentará haber cedido a la derecha la defensa de la vida"

domingo 23 de mayo de 2010, 12:53h
El teniente de alcalde de la localidad sevillana de Paradas, Joaquín Manuel Montero, dejó su cargo y abandonó el PSOE porque no está de acuerdo con la Ley del Aborto que ha sacado adelante el Gobierno de Zapatero. Montero, en una entrevista con EL IMPARCIAL, nos habla de coherencia con su conciencia, de que se siente un bicho raro y de traiciones y lamenta que la izquierda española haya cedido a la derecha la defensa de la vida. Por Javier Cámara
Joaquín Manuel Montero es de izquierdas, es socialista, pero ya no es del PSOE. Su oposición al aborto le llevó en coherencia con su conciencia a dejar el partido y su cargo como teniente de alcalde de Paradas (Sevilla).

El mismo día en el que se aprobó la nueva Ley del Aborto, Montero envió una carta al secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y la secretaria de Organización, Leire Pajín, en la que solicitaba que conste su "baja como militante del PSOE". Empezamos entonces a conocerle también como fundador de "Socialistas por la Vida" en defensa del derecho a vivir de los no nacidos.

Joaquín Manuel Montero va a recibir el premio HazteOir "por abrir los ojos a la sociedad española sobre la realidad de que la defensa de la vida no es una cuestión de derechas. Por su ejemplo y su sacrificio personal al abandonar el PSOE en coherencia con su conciencia".

En estos tiempos en los que todo parece estar encasillado, en los que si se pertenece a una determinada ideología hay que aceptar todos sus postulados, ¿se siente un bicho raro?
Todo depende del espejo con el que uno se mire. La verdad es que dentro de las filas socialistas es muy difícil encontrarse a compañeros, no que apoyen la defensa de la vida –que los hay y muchos–, sino que se decanten públicamente por esta defensa. La conciencia, cuando hay valores fundamentales que afectan a la vida, siempre está por encima del cargo o del puesto que uno quiera desempeñar en un momento dado.

En este sentido, y en cierta medida, sí me siento un bicho raro y aún más cuando algunos compañeros que siguen en el partido contactan conmigo para decirme que están en contra del aborto, de la nueva Ley e incluso de la de 1985. Es aquí cuando uno ve la verdadera miseria humana, que es cuando uno traiciona su propia conciencia.

¿Son muchos en Socialistas por la Vida?
Nosotros somos un grupo de unas 37 personas que defendemos la vida desde posicionamientos de izquierdas. A nivel nacional se han puesto en contacto conmigo a través de la plataforma que hemos creado en Internet (Socialistas por la Vida), pero no todo el mundo tiene la misma disponibilidad de tiempo para colaborar.

¿Tiene conocimiento de más militantes del PSOE que coincidan con sus planteamientos pero que no se atreven a dar la cara?
Por supuesto que sí, de hecho no son pocos los compañeros que se han puesto en contacto conmigo, algunos ocupando cargos orgánicos dentro del PSOE, y que, pese a que tienen una posición contraria a la Ley, no han querido salir a la luz pública porque han preferido seguir trabajando dentro del partido.

De alguna manera, prefieren seguir manteniendo el cargo y el estatus que les da estar en la política. En este sentido, yo considero que sigo en política, no dentro del partido en el que estaba antes, pero sigo activo.

Joaquín Manuel Montero, durante un mitin contra el aborto.Cuando un compañero o ex compañero de partido le pregunta por qué ha dejado su puesto, ¿qué explicación le da para que lo entienda?
Es complicado proyectar ese sentimiento a la persona que me pregunta y conseguir que lo entienda. Básicamente lo veo como un acto de caridad, como un acto esencial de amor a la organización para que quien quiera tome ejemplo y entienda que hay personas que estamos en la política desde la dignidad y desde el respeto a los valores fundamentales de la sociedad en la que vivimos.

Quiero ser testimonio, aunque vaya contracorriente, tanto en las filas socialistas como fuera de ellas. Entendiendo que no soy una persona significativa dentro del partido, pero evidentemente es un gesto que tiene su significado, su magnitud y su repercusión.

¿Se ha sentido traicionado por su partido?
Esencialmente, me he sentido traicionado por las fuerzas políticas, no sólo por el PSOE, también por el PP, que nos tiene acostumbrados a una doble moral. Pero fundamentalmente, por militar en la organización en la que he estado militando durante muchos años, sí me he sentido traicionado.

En primer lugar, porque concurrimos a unas elecciones generales sin llevar en el programa electoral mención expresa a la posibilidad de una nueva normativa que estime el aborto como un derecho. Luego, me siento traicionado también porque no ha habido en el PSOE un diálogo interno ni suficiente ni mínimo para que esta Ley haya sido propuesta al Gobierno español.

Es también una traición, en definitiva, a lo que puede ser la historia y el espíritu del movimiento obrero que da lugar a los partidos de izquierdas, donde el valor de la familia, el valor de los hijos era algo esencial. Hemos traicionado a la historia del partido socialista.

¿Qué consecuencias puede tener en la sociedad española la nueva Ley del Aborto?
En primer lugar, la Ley del Aborto es una consecuencia del relativismo y la falta de valores de la sociedad. Al mismo tiempo, esta ley tendrá también sus consecuencias, como los cientos de miles de niños que no nacerán y las madres que vivirán el drama del aborto.

Un ejemplo, en Cataluña, es que en el último año no ha nacido ningún discapacitado. En las pruebas previas al nacimiento, el equipo médico y la familia estiman que el niño viene con algún tipo de deficiencia –teniendo en cuenta que esa discapacidad no es al cien por cien cierta, ya que "parece" que viene con problemas– y es suficiente para anular, para exterminar esa vida.

Las consecuencias son más que evidentes. En esta sociedad ya sobran los débiles y es un valor fundamental que lo perderemos. En una sociedad que ha criticado del nazismo ese afán por la raza perfecta, en ciertos aspectos vamos a ella, aunque parezca exagerado decirlo.

Joaquín Manuel Montero, ex teniende de alcalde de Paradas, Sevilla, con el PSOE.¿Cree que le puede pasar una factura electoral a Zapatero esta ley?
Creo que tanto Socialistas por la Vida como todas las plataformas civiles que se han movilizado en contra de la Ley del Aborto queremos pasar factura no sólo al PSOE, sino a todos los partidos que no lleven en su programa electoral una clara defensa de la vida, de la familia y de la dignidad de las personas.

Desde posicionamientos de izquierdas haremos propaganda para que así sea, para que se vaya tomando cartas en el asunto, y las organizaciones "más de derechas" van a actuar en la misma dirección.

Defender la vida no es de derechas ni de izquierdas…
Efectivamente, defender la vida no es de derechas ni de izquierdas. Ni es de ningún tipo de confesión, ni de ateos ni de cristianos ni de agnóstico ni musulmanes. Son valores fundamentales que trascienden de cualquier posicionamiento moral o ideológico.

Pero no sólo la defensa de la vida, también la defensa también de la dignidad humana, que en este caso, creo, es una aportación más específicamente de la izquierda.

Pero vivimos en una sociedad bipolarizada, de clichés, o eres de derechas o eres de izquierdas…
Es verdad, y en este sentido, la izquierda lamentará y deberá vivir como un drama haber cedido a la derecha los valores de la defensa de la vida. Que la izquierda se haya resignado a dar a la derecha la defensa de la vida pasará factura de manera muy evidente. Creo que la historia valorará todas estas estrategias de la izquierda como un drama, pero tendrán que pasar años.

Para terminar, Bono decía que se sentía perseguido por la ultraderecha por ser socialista y cristiano, ¿usted se siente perseguido?
No, la verdad es que no me he sentido perseguido nunca. Ni dentro del partido ni fuera. Creo que mis ideas siempre se han respetado y creo que Bono jamás ha sido perseguido por ser cristiano y socialista. En todo caso, Bono ha podido ser criticado por estar en una profundísima contradicción, que es querer servir a dos señores al mismo tiempo: el señor del poder, el señor del partido, y el Señor de la vida.

A esos dos señores no se les puede servir al mismo tiempo y yo creo que Bono tiene claro que su cargo está por encima de la conciencia.

Montero, en la manifestación contra el aborto en Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.