www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ÉXITO DE MORATINOS

jueves 08 de julio de 2010, 12:42h
Perderíamos el sentido de la objetividad y la justicia si no reconociéramos el éxito del ministro Moratinos en Cuba. Gracias a sus gestiones, que han robustecido la acción de la Iglesia Católica, el dictador Castro ha anunciado la liberación de un número todavía indeterminado de presos de conciencia. La huelga de hambre de Fariñas también ha condicionado la rendición del Gobierno cubano. A algunos les parecerá poco lo conseguido. Pero, tras medio siglo de tiranía, la concesión castrista a las gestiones de Moratinos hay que albriciarla con satisfacción y esperanza. “No hay mal que cien años dure”, asegura el dicho popular. Bueno, la dictadura castrista lleva ya más de medio siglo.

      Desconocemos las contrapartidas ofrecidas por Moratinos para la liberación de los presos cubanos. Pero, en principio, sean bienvenidas porque el bienestar y la vida de los encarcelados se merece el esfuerzo. Moratinos, que tantos desatinos ha cometido alentado por su presidente, es hombre de reconocida mano izquierda, de infatigable talento negociador y de moderada expresión verbal. Cualquiera que conozca un poco el sistema cubano avalará la dificultad de llegar a acuerdos que supongan concesiones. El “patria o muerte” no es un eslogan sino una realidad permanente. Es verdad que el tirano Fidel Castro se encuentra en un estado de salud mediocre. Pero su dictadura sigue dando muestras claras de opresión e intolerancia. Éxito, pues, del ministro Moratinos que elogio desde esta columna como exige la objetividad periodística.

     
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.