www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

México 2010: cambio drástico de escenarios

martes 20 de julio de 2010, 20:26h
Cuando el domingo 4 de julio de 2010 los electores mexicanos comparecieron a votar, contaban con un escenario político crispado. Tenían a una izquierda y a una derecha aliadas –desgastadas en su ejercicio gubernamental en los estados de Zacatecas y Aguascalientes, respectivamente– y compitiendo en al menos, 5 entidades en contra de la continuidad del PRI (Partido Revolucionario Institucional), a su vez desgastado de manera notable en Oaxaca y Puebla.

De esta elección se decían tres cosas: 1.- Que el partido en el gobierno federal, Acción Nacional, nada tenía ya que aportar, 2.- Que el PRI apoyado en figuras de relumbrón como el gobernador mexiquense Peña Nieto, vendería la imagen de opción viable y 3.- Las alianzas referidas no tendrían ningún éxito.

Pues va a ser que no. Las cosas han ido de manera un tanto diferente.

Se colegía que el PRI al ganar de calle esas elecciones, tendría el camino despejado para recurar la presidencia de la república en 2012, tras de 12 años de gobiernos de Acción Nacional. Nadie ha reparado en que en 12 años el PRI no ha aprendido a ser oposición. Tampoco se ha regenerado, como sería lo conducente.

Así, los resultados no le favorecieron como esperaba. El priismo perdió tres entidades a manos de las alianzas opositoras (que condenó hasta el final) y en varios estados en donde ganó o recuperó espacios, apenas si convenció. La estrategia no ha sido la más afortunada. Por lo tanto, no hay nada escrito de cara a 2012. Todos los actores políticos deberán de trabajar mucho más para alcanzar el deseado triunfo.

El PRI no tiene despejado el camino de regreso al gobierno federal. No lo tiene. Su imagen de corrupción y su falta de cohesión nacional y sin proyecto claro al carecer de la brújula que detentaba antes el presidente de la República en turno (emanado de sus filas y por 70 años), no le otorga una mejor imagen de cara a los electores.

Después de las elecciones mexicanas en 15 entidades, quedó demostrado que ni el PRI es invencible y que todavía las oposiciones al PRI no pueden actuar por separado en muchos casos.

En tales elecciones, México ha visto una enorme participación ciudadana que ha manifestado sus deseos de continuidad allí en donde lo considero pertinente y ha expresado tajante su rechazo a gobiernos ineficaces y corruptos, donde hubo que decirlo. Todos los partidos políticos en contienda han salido con pérdidas y ganancias. Y no ha faltado el desaseo en procesos como los de Durango y Veracruz.

¿Qué más revelan los resultados? Ante todo que el priismo no ha convencido con la idea de que ellos traerían mayor estabilidad y pondrían fin a las carencias manifiestas del partido Acción Nacional en el gobierno federal. Han demostrado además, que su principal prospecto a ser su abanderado en las elecciones de 2012, Enrique Peña Nieto, no ha convencido como para ser el gancho seguro que atrajera a las urnas a votar sus siglas; y que el PRI ha perdido bastantes votantes que podía inducir a través de ejercer clientelismos cautivos.

Las elecciones del 4 julio advierten a izquierda y derecha que el PRI puede regresar a la presidencia de la República sí y solo sí no logran estructurar propuestas que convenzan y movilicen a los votantes.

Por lo pronto, todos los actores políticos tienen la tarea de replantearse qué quieren para 2012, pues no pueden comprar todas las causas. De momento, como suele decirse: aún no hay nada para nadie. Faltan dos años para las presidenciales, pero se irán como agua.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.