www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los estados y la muerte

Juan Federico Arriola
domingo 08 de agosto de 2010, 14:29h
"Cuando la muerte se convierte en un asunto de estadísticas y de administración, es en efecto que los asuntos del mundo no marchan." Albert Camus

Berlín, Alemania. Ignoro de que desconfió mas, si de las historias oficiales o de las estadísticas oficiales. El Estado generalmente manipula datos históricos, crea héroes o mitifica personajes, pero hace algo peor: adultera las cifras y las estadísticas criminales y de suicidios.

Hace menos de un lustro, la película alemana "La vida de los otros" conmovió por ser una crítica a la policía secreta (STASI) de la extinta Republica Democrática Alemana (DDR) y al silencio de los suicidios, ya que la DDR antes de su silencio oficial en la materia, registraba el segundo lugar en el bloque socialista, solamente después de Hungría.

En México, hay reticencia de organismos particulares especializados y de la sociedad en general, en que el Estado mexicano a través del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) sea el único oráculo para conocer la violencia en México.

En realidad como se ha demostrado en Criminología, la cifra real de delitos no se puede conocer porque no todos los delitos se denuncian. Luego entonces, partimos de una cifra parcial, la oficial.

¿Cuanta gente ha muerto en México en la última década de manera violenta? En realidad no se sabe con precisión. Igualmente nunca se sabrá el número de víctimas de los terremotos del 19 y 20 de septiembre que sacudieron la capital mexicana.

El gobierno de Calderón ha insinuado que el mayor número de victimas de violencia durante los tres años y medio que lleva su gobierno, son precisamente sicarios, cuando este dato es discutible. Igualmente se habla de civiles cuando se refiere a víctimas inocentes y casi todos somos civiles. Los narcotraficantes y secuestradores son civiles aunque tengan un poder destructivo mayor que muchas guerrillas latinoamericanas en el pasado.

No se sabe cuántas personas están sin documentos en Estados Unidos, no se sabe la identidad de muchas personas que se han encontrado en las llamadas "narcofosas", cuando en realidad no ha habido una investigación judicial que sustente el dicho periodístico o político de que fueron encontrados cadáveres en fosas clandestinas.

Algunos analistas en México como Fernando Escalante y Héctor Aguilar Camin han dicho en la revista Nexos, que en México se mataba más en la última década del siglo XX. Esto al parecer no es verdad. Nunca antes, salvo en la Revolución Mexicana, se había matado tanta gente. Ya es parte de la cotidianidad, que haya hasta una treintena de ejecutados y probables desaparecidos, pero el Estado esta rebasado, ya no solo no tiene capacidad para investigar, sino para contar. Es más fácil decir que casi todos los muertos son narcotraficantes asesinados por otros narcotraficantes.

El Estado mexicano esta en crisis. La gobernabilidad pende de un hilo. Estados Unidos al parecer esta atento en lo que acontece en su frontera sur. Los petroleros norteamericanos son insaciables, no les basta el petróleo de Iraq, quieren intervenir en el suelo mexicano y la ingobernabilidad mexicana es un tema de seguridad nacional de Estados Unidos. Hace cien años intervino, esta vez lo puede hacer otra vez, tiene magníficos pretextos para involucrarse en el desastre mexicano que paradójicamente esta causado por los propios Estados Unidos.

Guardo la esperanza de que no dejemos de contar a nuestros muertos y de que mejoremos el ámbito social: educación, trabajo, infraestructura, Estado de Derecho.

Estoy con Camus, el gran escritor de origen argelino al que admiro cada vez más: elijo la justicia para permanecer fiel a la Tierra.

Juan Federico Arriola

Profesor de Derecho

Profesor de Derechos Humanos en la Universidad Iberoamericana, Ciudad de México.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios