www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO HUNDE LA INVERSIÓN EN MADRID

martes 07 de septiembre de 2010, 14:13h
El presidente del Gobierno ha perdido en Madrid frente a Rajoy las elecciones generales y las elecciones europeas. No lo puede soportar. Él que es el faro de la Alianza de las Civilizaciones, el sol rojo que calienta el corazón del pueblo, derrotado por Mariano Rajoy. Así es que ha ordenado dar la batalla por Madrid. Como primera providencia ha decidido presentarse él de forma directa a las elecciones autonómicas, si bien tras la máscara de Trinidad Jiménez. No se esperaba que Tomás Gómez tuviera la desfachatez de decir que no a su propósito. Y anda enzarzado ahora en unas primarias, con olor a pucherazo, en las que puede dejar no pocos jirones de su autoridad.
Lo que sí ha puesto en marcha es una operación torticera para hundir a Esperanza Aguirre. La inversión estatal entre el año 2004 y el 2010 ha crecido en Cataluña y Andalucía, graneros de votos socialistas, el 68% y el 61% respectivamente; en Madrid ha caído un 28%. Por habitante, cada madrileño ha recibido del Estado, en los últimos 6 años, 369 euros, cada catalán 603 y cada andaluz 509. Un escándalo de partidismo sectario.
El presidente dadivoso reparte sus mercedes donde le conviene. En Madrid asfixia a Esperanza Aguirre, a pesar de lo cual las encuestas otorgan un amplio margen a la victoria de la dirigente popular. Veremos si la pirueta de Trinidad, que permanece aferrada a su poltrona ministerial, le sirve para algo. Son muchos los que lo dudan, sobre todo en el seno del PSOE, donde no pocos dirigentes están hartos de las ocurrencias zapatéticas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.