www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Oscar Aibar dirige [i]El Gran Vázquez[/i]

La increíble historia de Manuel Vázquez, el último pícaro del cómic español

martes 14 de septiembre de 2010, 12:50h
Manuel Vázquez, el mejor historietista de los años 60 y creador de personajes como "el tío Vázquez" o "Anacleto", fue un esclavo de su propia leyenda. Ejerció de vividor, timador y moroso hasta el fin de sus días, aunque en ocasiones le dio hasta pereza. Así describe a uno de sus ídolos, Óscar Aibar, el director de "El Gran Vázquez", un "biopic", protagonizado por Santiago Segura, Álex Angulo, Mercé Llorens y Enrique Villén, en el que rinde homenaje a uno de los mejores escritores de cómic de todos los tiempos. Por Miriam Carmona
-¿Por qué elige para su cuarto largometraje un “biopic” sobre un dibujante de cómic?
Ante todo lo que he intentado siempre es buscar buenas historias para contarlas en la gran pantalla. El Gran Vázquez es la increíble historia de una de las personas más apasionantes que he conocido y de la que he oído hablar nunca. Además, una de las cosas que más me apetecía hacer, desde hace ya mucho tiempo, era un homenaje al mundo de los cómics, que es donde me he criado como autor. Quizá Vázquez es el historietista cuya vida sorprende más y era como la excusa perfecta para hacer este homenaje.

- Como escritor de tebeos, ¿tiene algo de autobiográfico este film?
Todo lo que hago tiene mi “micromirada” porque soy quien firma el guión. La historia es la de Vázquez y la película se mueve en un 99 por ciento en los años 60, en su época de esplendor, cuando Bruguera publica más tebeos, vendía más y Vázquez era el dibujante más conocido de España.

El director Óscar Aibar da órdenes a Segura durante el rodaje.

-Repite con Santiago Segura, ¿por qué le elige para dar vida a Vázquez?
No había ninguna duda. Santiago y yo empezamos como guionistas de cómics y él siente la misma veneración por los tebeos y por el propio Vázquez que yo. Somos dos niños pertenecientes a la generación del “baby boom” de los 60 y que nos criamos con los cómics de Bruguera. Fuera aparte de los clásicos Zipi y Zape, Mortadelo y Filemón, había un personaje que a ambos nos llamaba mucho la atención de pequeños que era “El tío Vázquez”, un personaje creado por Vázquez a través del cual contaba las cosas que le ocurrían cada día y una historieta en la que el héroe era el que no pagaba. Un recuerdo que ha durado hasta hoy. Además, para un director es muy bueno que el protagonista sienta la misma devoción por la historia que estás contando que tú. Vázquez era tratado como uno de los últimos pícaros de la cultura española y Santiago es uno de los mejores actores de comedia de este país.

- Su película forma parte de la sección oficial del Festival de San Sebastián ¿qué espera sacar?
Sinceramente, no espero sacar nada. Estar en la sección oficial de un festival tan grande con una película cómica es un premio ya en sí mismo. Es muy difícil estar ahí y lo entiendo como un reconocimiento al equipo.

- Conocía personalmente al historietista, ¿qué tiene la película de su experiencia personal?
Conocí a Vázquez a los 19 años, cuando coincidimos trabajando en la revista juvenil “Makoki”. Hicimos mucha amistad, paseábamos, compartíamos comidas… ahora echando la vista atrás pienso que me hubiera gustado en aquel momento decirle que algún día haría la película de su vida. La última secuencia de la película, es decir el uno por ciento de la cinta, refleja el Vázquez que yo recuerdo, el de los años 90. Un personaje que arrastraba su propia leyenda, vivía prácticamente en la indigencia, pero que seguía luchando cada día por sus principios.

- A Vázquez se le conocía por vividor, anarquista y moroso, pero ¿cómo era en las distancias cortas?
Cuando le conocí él arrastraba pesadamente su leyenda. Cuando ibas a un restaurante con él se mostraba perezoso al constatar que se tenía que ir sin pagar, tenía que hacer de cara dura, pues era lo que le había hecho conocido. En las últimas entrevistas, antes de morir, él decía siempre con amargura que había desperdiciado su vida en timos tontos, que le habían permitido apenas llegar a fin de mes, cuando lo que le hubiera gustado es ser un gran estafador.

- Hacer cine es complicado, pero hacerlo en plena crisis aún más. ¿Cómo ve el futuro del sector?
Cuando yo terminaba Bellas Artes en el año 91, era el “boom” del vídeo arte. De hecho yo era el único al que le gustaba el cine, a pesar de las advertencias de mis profesores que me advertían de que el cine estaba muerto. Yo pienso que el cine tiene una función social, esto es, cuando quedas con una chica vas al cine y aunque sólo sea por eso la gente seguirá yendo. Le auguro un largo futuro al cine, porque ahora lo veo más vivo que nunca.

Vea el trailer de la película:



Óscar Aibar, nacido en Barcelona en 1967, es licenciado por la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. Dirigió y escribió los largometrajes: "La máquina de bailar" (20006), "Platillos Volantes" (2004) y "Atolladero" (1995).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.