www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Bicentenario de México 1810-2010

viernes 17 de septiembre de 2010, 19:26h
Un país puede estar y sentirse agobiado, complicado, con una realidad difícil, pero la unidad nacional puede ser una de sus fuerzas más acuciantes, más necesarias en momentos de adversidad. No es un chauvinismo, es una ponderación en pro de preservar incluso, la seguridad de una sociedad que desea vivir en paz. México ha demostrado en este emblemático 2010, que no se arredra ante sus adversidades.

A partir de esa unidad, puede partirse. No obstante que se perciba que México vive un trance en que lo han colocado diversos factores (económicos, políticos, sociales) y estando en medio de una situación que para nadie es fácil, bien ha de afirmarse que la patria mexicana ha contado con identidad y un lugar en el mundo. Este lugar se logró entre otras cosas, al separarse de España a partir de un proceso complejo iniciado en 1810 y ese triunfo múltiple a que acompañó su existencia independiente, se retraduce de muchas formas, de las cuales destaco una: el de tener un país propio que a fuer de resistir mezquindades propias y ajenas, dominaciones, invasiones extranjeras (bastantes como para haber exterminado al país), de registrar un saqueo hasta la saciedad de varios siglos y ser dique cultural entre las dos Américas, pese a todo ello, allí sigue.

Es interesante que así sea, sin duda alguna. Algo tendrá que resiste. Y 2010 mueve a esa reflexión.

Seguir allí lo ha celebrado, conmemorado, festejado legítimamente este 16 de septiembre de 2010. Incluso los más escépticos de ultima hora, así lo han reconocido. Ha podido más el encontrar motivos para hacerlo. No podía ser de otra manera.

Empero, nos amanece la ocasión de conmemorar dos siglos de búsqueda de una identidad propia, de una nación propia, que tuvo que luchar por alcanzar un sitio en el mundo, que nunca nadie se lo ha regalado y a nadie se lo debe, sino así misma. Eso siempre se ha sabido.

Más interesante resulta que a diferencia de otras festividades nacionales que hemos visto en décadas recientes, la mexicana no ha aventado la casa por la ventana ni ha obviado sus puntos negativos. En eso afortunadamente también se distingue de aquellas otras, en que algunas sólo quemaron mucho copal a sus propios procesos a rememorar, pero que lo hicieron sin el más mínimo atisbo de crítica.No ha sido el caso mexicano, por raro e inexplicable que parezca.

Las de 2010 han sido unas conmemoraciones que pasan por las reflexión, por relatarnos lo que fuimos y lo que queremos ser, que inician desde la casa y terminan en los foros universitarios, los medios, la sociedad en su conjunto. Sería incomprensible sostener que se evade el tema y hasta donde me consta, no se ha evadido. Es difícil encontrar a alguien que no asuma una postura. Y al debate se ha sumado quien ha querido.

Para los mexicanos están siempre claras las dificultades que enfrentan y es parte de su esencia no darles la vuelta, empezando por señalarlas y debatirlas. Eso es uno de sus grandes puntos a favor. A México nunca le ha gustado tapar el pasado, por reciente o lejano que sea y evitar con ello confrontaciones. Sale más caro a la larga, por llevar una vida más regalona y volteando a otro lado. Ha resuelto más de tajo sus problemas, que acarreándolos con el silencio de su clase política, para contarse el cuento de que todo está bien. Es un país antiguo que tiene memoria. Eso a veces resulta incómodo para propios y extraños, pero por suerte, así son las cosas.

El 16 de septiembre de 2010 ha sido un día de fiesta y al mismo tiempo, lo ha sido sin que nadie niegue los muchos temas pendientes por resolver. Ese es el gran legado intelectual que México podrá utilizar en un futuro que se merece promisorio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.