www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Europa ¿una ecuación que no resulta?

sábado 02 de octubre de 2010, 18:54h
Las noticias que llegan a ultramar sobre la expulsión de rumanos de origen gitano en Francia, no es sino la punta del iceberg. No es Francia, es Europa, acaso.

Años ha que ante la creciente ola de migrantes que acuden a Europa a buscar oportunidades, por la vía legal o sin documentos, se ha visto la respuesta de los gobierno europeos. Los más, los menos, han ido poniendo trabas de toda índole. En 18 años de relación con Europa, puedo dar fe de que se nota esa presencia migratoria que da diversidad a sus calles y de cómo se han ido cerrando las fronteras europeas.

No les falta razón a los europeos en tratar de ordenar una migración que a la larga pedirá derechos más allá de comer. Pero es que donde comen 3 no comen 87, por más que se insista y se argumenten razones humanitarias para recibir a todo mundo. En desorden, no hay economía que aguante. Claro está que puede ayudarse a aminorar esa ola si se fomenta una política de inversiones, de otorgamiento de oportunidades en los países expulsores, como de cuando en cuando se anuncia que se hace desde tal o cual país europeo.

La percepción que se tiene en América de que Europa es tierra promisoria, infinita e inagotable para recibir migración y de que las oportunidades abundan no puedo explicarla, pues no estoy seguro de que así sea ni tampoco tiene obligación de serlo; acaso sería que jamás me he planteado quedarme allí cuando he efectuado alguna estancia en aquellas tierras, pero sí es alarmante que se den episodios de agresiones a personas por su color de piel, acento y por su estancia ilegal, que ha de regularizarse. Es lamentable la situación de aquellos que quedan inermes ante personas o gobiernos que han actuado de la manera en que lo han hecho recientemente.

Frente a las expulsiones recientes en Francia está el discurso del reclamo en defensa de los derechos humanos, bandera ineluctable de la UE. Empero, al menos de este lado del Atlántico no se oyen las mismas voces vociferantes que se alzan en su defensa cuando se trata de Myanmar, de Afganistán o de México. Al menso no con la misma fuerza. Hay un doble rasero para medir el tema, que resta ineludiblemente poder moral para emitir cualquier señalamiento en contra de nadie, cuando se debe.

Uno queda tristemente estupefacto ante toda esta realidad de expulsados y no admitidos y la pregunta multiplicada, sigue sin resolverse: ¿Europa puede sostener por mucho tiempo su bienestar si cuenta con una población creciente envejecida, frente a una ola migratoria que no acaba de ser aceptada ni integrada (por ellos y por su entorno)?. ¿Puede sostenerla si pone trabas a la migración necesaria y requerida para abaratar costos o sostener el desarrollo? ¿Europa sobrevivirá sin aquella necesaria para sostener un cierto nivel de vida, como siempre se ha sabido durante la Posguerra y se reconoce en voz baja que se necesita?

La ecuación no me sale. Como va la cosa no promete nada bueno. Población envejecida sin sustitución suficiente. Por más que la hago, me queda coja en la cuenta final. Si se impide o escamotea la presencia de migrantes, Europa no resistirá por mucho tiempo. Ya en 2005 se lo dijo el FMI a Europa: que no podría sostener su estado de bienestar si no renovaba pronto su fuerza laboral. Tenemos en cambio baja natalidad. ¿Entonces? Lo que se conserva es la traba migratoria. Será que hay alguien que sabe ecuaciones de resultados más benignos.

Pero vista desde ultramar, Europa ya no es lo que fue. Su futuro a mediano plazo no me parece tan promisorio como nos lo pintan hoy y es posible que muchos otros factores influyan en que así sea. Por lo pronto, no queda sino aguardar a lo que venga. Acaso soy catastrofista, pero me recuerdo que también hay Historia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.