www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SARKOZY LESIONA AL CENTRO DERECHA

lunes 17 de marzo de 2008, 21:05h
La frivolidad en política se paga siempre, sobre todo en las democracias modernas, donde existe un electorado sólido y serio. La Pompadour paseó sus encantos y su inteligencia por los salones fatigados de Luis XV. La sorda irritación que la petulancia del monarca causó en el pueblo le costó la cabeza años después a Luis XVI. Era otra época. Pero hay pocas cosas nuevas bajo el sol. Los paseos de la amante ombliguera, hoy santa esposa, entre las pirámides faraónicas, la actitud chuleta de Sarkozy -aquí estoy yo que he ganado las elecciones y me paso todo por el arco del triunfo- han pagado su factura en las municipales francesas. Una ley electoral más sabia que la nuestra da el gobierno a quien gana, sin componendas posteriores. Con esa ley, ni en la autonomía de Cantabria ni en la de Galicia ni en la de Baleares ni en la de Cataluña ni en tantos y tantos ayuntamientos estarían los que están sino los que ganaron.


El pueblo francés ha castigado las ocurrencias y la frivolidad de su presidente. Le votaron para que gobernara con seriedad no para que se dedicara a la exhibición de su vida personal, sus éxitos eróticos, los pezones y el ombligo de Carla. Los ciudadanos se defienden en las manifestaciones, en los medios de comunicación y en las urnas. La popularidad presidencial se ha derrumbado en unos meses. Ha cosechado Sarkozy los frutos que sembró. El vendaval desencadenado ha sido considerable. La fuerte derecha que le dio el poder se tambalea.


No se trata de una cuestión ideológica ni la reacción ante los graves problemas que aquejan a Francia. En este caso el retroceso del partido del Gobierno se debe a los errores personales de Sarkozy. A Zerolo le produce orgasmos Zapatero. A Sarkozy, Carla Bruni. Pero la gente exige que los políticos guarden su intimidad en la alcoba.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.