www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Hagamos que todo cambie…

sábado 23 de octubre de 2010, 15:45h
… para que todo siga igual. La frase no es exactamente así, viene a decir algo parecido a “algo debe cambiar para que todo siga igual…” y se la dice El Príncipe Don Fabrizio al funcionario piamontés que le ofrece ser senador del nuevo Reino de Italia. Todo esto sucede en El Gatopardo y algo parecido ha sucedido esta semana en el Gobierno de Rodríguez Zapatero. Hace tiempo que se viene cuestionando la utilidad de algunos ministerios cuyas competencias están completamente transferidas, de los ministerios que podrían ser Direcciones Generales, etc… se trata en definitiva de ahorrar, de ser eficientes, que las previsiones son siempre malas. Y eso que suelen doblar a lo alto las del Fondo Monetario Internacional.

El intercambio de ministerios siempre sorprende porque parece una mezcla del juego de la silla y del intercambio de cromos en el patio del colegio. Muévete con agilidad mientras suena la música o no te muevas, que no sales, como diría Alfonso Guerra. Y luego lo mismo soy Ministra de Sanidad que ahora lo soy de Asuntos Exteriores. O sabes muchísimo de gestión y eres alguien dispuesto a empaparte de conocimientos o es que para remover papeles lo mismo está uno en el Paseo de la Castellana que junto a la Plaza Mayor de Madrid. ¿Tim

No comprendo demasiado bien que todo se haga tan abiertamente, que los favores se paguen a la luz del día y que se predique con la ornamentación ministerial como way of life. No son estas las reformas y cambios que harán mejorar la situación económica del país. El carril lento en el que se encuentra Japón es carril de aceleración a nuestro lado. No paran de decir que tenemos mucho potencial, pero lo que tenemos ahora es una tasa de paro resultante de la suma de la de Japón, Francia y Alemania.

Decía Gay Talese que la pareja no dura por sexo ni por amor, sino por respeto. Desde el Gobierno actual y de casi todos los que he conocido, se lanzan mensajes en los que habría que sustituir respeto por fidelidad incondicional y entenderíamos. Algunos son sacrificados para que la estirpe siga adelante, no son los peores, son los más expuestos. Todos en busca de un bien común: perpetuación. Distante del que describe Platón en La República. Afín cada vez más a su definición de Democracia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.