www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El 63% admite haberle sido infiel a su pareja

Los brasileños, los más promiscuos e infieles de Latinoamérica

lunes 25 de octubre de 2010, 11:30h
Los brasileños son los más infieles y promiscuos de toda Latinoamérica, según una encuesta sobre hábitos sexuales en la región que publica el diario peruano El Comercio.
La encuesta, encargada por el Grupo de Diarios de América (del que forma parte El Comercio), fue realizada en 11 países por la empresa venezolana Tendencias Digitales entre junio y agosto de 2009 a un universo de 13.349 internautas, de los que casi la mitad fueron brasileños.

Entre los resultados, destaca el hecho de que los brasileños reconocen haber sido infieles a sus parejas en un 63% de los casos, y cuantifican en 12 el número de parejas sexuales durante su vida, frente a la media latinoamericana de 10 parejas o a la más recatada media peruana de 7 parejas en total.

Esta ventaja de los brasileños también tiene su correlato en los riesgos, pues un 20% de ellos reconocieron haber padecido alguna enfermedad de transmisión sexual, cifra más alta que el resto del continente.

En general, los latinoamericanos prefieren tener las relaciones sexuales por la noche (47,7%), aunque el mito del latino fogoso que dice ser partidario de hacerlo "a cualquier hora" es suscrito por un 39% de los entrevistados.

Sin embargo, llama la atención la edad declarada de la primera relación sexual: un 41,5% dijo haberse estrenado entre los 16 y los 18 años, y solo un 17,8% admitieron ser más precoces al haberlo hecho a entre los 13 y los 15.

Eso sí, el "inicio" de la vida sexual a través de exploraciones (besos, caricias o masturbación), sin llegar a la penetración, fue anterior a los 16 años en un 63% de los latinoamericanos entrevistados.

En cuanto a las fuentes de información sexual, destaca la escasa comunicación dentro de la familia: la sexualidad no se discutía en un 38,3% de los casos, era prohibida en un 14.9% o había una actitud neutra (30,6%). Solo un 12% dijo que se comunicaba libremente en el seno de la familia. Así, no sorprende que la primera fuente de información sexual fueran los libros o revistas (28,1%) o los amigos de la misma edad (24,2%).