www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Zapatero, el gran derrotado

domingo 28 de noviembre de 2010, 20:47h
CiU, como estaba cantado, ha arrollado en las elecciones catalanas. Y Zapatero, con Montilla de cabeza de turco, se ha estrellado y le ha puesto el triunfo en bandeja a Artur Mas. Además, y quizás lo que más le va a escocer al presidente del Gobierno, es que el PP ha logrado un resultado histórico con un argumento tan simple como el de defender la Constitución. Rajoy, de la mano de Alicia Sánchez Camacho, le ha dado una lección al todavía líder del PSOE. Porque Rubalcaba acecha.

Montilla no tiene la culpa. Zapatero le presionó para que se aliara con los partidos más radicales independentistas con tal de acomodarse en la poltrona de la Generalidad. Luego le traicionó al aliarse a escondidas con Artur Mas para pactar el Estatuto. Y al final, le ha dejado en la estacada. El político cordobés, eso sí, ha disfrutado y presumido del poder y de sus prebendas. Pero el gran derrotado de estas elecciones no ha sido otro que el propio Zapatero, que desde la campaña electoral de 2004 atizó y animó a los socialistas a tirarse al monte soberanista. Y eso han hecho. Sólo eso. Y el fracaso ha sido tan estrepitoso como estrepitosa la derrota en las urnas.

Los años de Gobierno del tripartito, con los socialistas de Zapatero al frente, han estado dedicados en exclusiva a batallar por un Estatuto que lograra la máxima independencia respecto a España. Y, por eso, los tres partidos han sido duramente castigados por el electorado. Porque han perseguido y denunciado al que hablara español, al que se sintiera español, al que rotulara sus comercios en español. Pero se han olvidado de la gestión. Y Cataluña se ha hundido económica y hasta moralmente. El propio Artur Mas hablaba de “recuperar el orgullo catalán”, pues, es evidente, que tal orgullo se ha esfumado entre referendos independentistas y manifestaciones contra la Constitución, que siempre acababan con una gran pira alimentada por banderas españolas. Aunque la humareda nunca pudo camuflar la nefasta gestión económica y social del tripartito, a la que tampoco Zapatero fue ajeno.

Sin duda, el Gobierno de CiU será más sensato, inteligente y eficaz que el del tripartito. Que tampoco resultará muy difícil. Artur Mas gobernará con un programa económico que se presume coherente y, hasta es posible, que de momento se olvide de las veleidades independentistas para centrarse en recuperar el dinamismo empresarial que siempre ha tenido Cataluña. Ya ha anunciado que bajará los impuestos (de momento el de sucesiones), que reducirá la Administración y que mejorará las infraestructuras.

Pero no hay que chuparse el dedo. El que pronto será nuevo presidente de la Generalidad ya ha declarado que el Estatuto se le ha quedado corto, después de los retoques del Tribunal Constitucional. Por eso, ahora quiere centrarse en lo que él llama el concierto económico; es decir, que Cataluña recaude y administre los impuestos. O lo que es lo mismo, la independencia económica. Y sabe que mientras Zapatero esté en La Moncloa no le costará demasiado. Aunque sea tan inconstitucional como buena parte del Estatuto, por mucho que fuera aprobado y refrendado por el propio Tribunal.

Zapatero, de nuevo, se ha estrellado. Y con él, su partido en Cataluña. El fracaso del presidente del Gobierno le puede costar caro en las municipales y, sobre todo, en las generales de 2012, si es que al final se presenta. Porque Rubalcaba acecha. Pero lo peor, es que sus frivolidades políticas han arruinado a Cataluña económica y moralmente. Pero el gran derrotado dirá que el PP ha sacado menos escaños, a pesar de haber logrado un resultado histórico para el partido de Rajoy. Y se quedará tan pichi, que diría un castizo. Con perdón.




Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios