www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

WikiLeaks, la FIFA y México

lunes 13 de diciembre de 2010, 19:52h
La opacidad recorre el mundo. Y es que se trató de un certero balde de agua fría lanzado directo y a la cara de la diplomacia estadounidense, que metida en el brete no halla cómo salir, sino simulando que no pasa nada y llamando inútilmente a la calma. Las revelaciones de WikiLeaks revelan no solo los subterfugios del proceder del Departamento de Estado y sus más oscuras actividades, sino las contradicciones que en tono más insultante que anecdótico, muestran la soberbia de la diplomacia de los Estados Unidos que sencillamente, ha jugado un doble discurso: reclamar aliados en público, en tanto que los golpea en privado.

No es posible exculpar a sus diplomáticos ni suponer que sus deplorables opiniones son a título personal. Seríamos ingenuos. Lo primero porque actúan todo el tiempo con carácter oficial (lo que sugeriría tener más cuidado con sus expresiones) y lo segundo, porque actúan por encargo y atendiendo a la misión que deben cumplir conforme a la ley de su país. Se ha dicho que sus notas afectan más a los países involucrados que a los Estados Unidos. No es así, pues son ellos quienes con falta de tacto y verdadera torpeza propia de aprendices, se han exhibido. Los países allí siguen. Ahora resulta que pesa más el color del veneno, que quien lo prepara y suministra. No puede ser.

No hay excusas ni pretextos. No habiendo precedentes de esta exposición de su diplomacia, queda solo reconocer que no han dejado títere con cabeza y nos recuerdan la máxima aquella que reza: los Estados Unidos no tienen amigos, sino sólo intereses.

Y México ha quedado expuesto también, pues se afirma que el embajador estadounidense Carlos Pascual considera que el ejército de tierra no es capaz al enfrentar al narcotráfico y se admira de que el gobierno mexicano pida desesperadamente ayuda al suyo en su lucha contra el narco, obviando que ello obedece a la inoperancia de Washington en el combate a las drogas en su propio territorio, lo que ha puesto en peligro la seguridad de México. Nada hay que nos asombre ni nos impresione entre lo revelado por WikiLeaks. La respuesta de la secretaria de exteriores Espinosa Cantellano ha sido puntual: ante el desconocimiento de los criterios desclasificatorios, no es posible tomar por serios tales documentos, carentes de contexto. En parte tiene razón. En parte.

Pero no son los únicos que nos dan un muestreo de opacidad. La FIFA es un estupendo ejemplo que secunda a los Estados Unidos, pues nuevamente hace gala de opacidad. La novedad de asignar dos mundiales al hilo, amparados en un discurso lacrimógeno de mera pantalla como es el de la rotación continental y la diversidad de sedes, apenas ha ocultado la corrupción en su seno con prácticas insanas en el proceso de adjudicación de las sedes. Podría pensarse en primera instancia que la decisión final ha sido salomónica y asaz compleja, si no fuera por los visos de corrupción y acusaciones a determinados países para tratar de ganar la oportunidad de organizar el mundial de fútbol.

Corrupción inocultable que ha rodeado al proceso de selección y perspicaces denuncias que hace ya tiempo, avisan que algo no camina adecuadamente en la FIFA.

Fair play no se cansa de requerir la FIFA en cuanto encuentro internacional se verifica. ¿Sabrá qué es eso? Fair play es lo que podría exigírsele a la FIFA cuando efectúa la auscultación y proceso de designación de la sede, pues la opacidad deambula por sus pasillos y merodea por sus promotores; ya se nota. En mal momento ha rondado el rumor sobre las economías de Portugal y España de cara a la búsqueda de una sede mundialista. Quizás un día WikiLeaks o su par, nos cuente qué dijeron los seleccionadores de lo acontecido en esta designación, dándole el triunfo a Rusia y Qatar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.