www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MAS Y LA SECESIÓN

sábado 25 de diciembre de 2010, 12:03h
La pasada semana Luis María Anson dirigió una carta a Artur Mas en el diario El Mundo. Por su interés la reproducimos a continuación.

Querido presidente: Desde que te comiste con patatas y butifarra a Pascual Maragall en una encerrona televisiva allá por el año 2001 yo estaba seguro de que te encaramarías a la presidencia de la Generalidad. Y así lo escribí. Sobreviviste a la jauría de los convergentes y a los cuchillos cachicuernos unionistas que en las noches barcelonesas relucieron con sus tres estallos durante la pugna por suceder a Pujol. “Es la hora del delfín. Sucesor habemus”, escribí entonces. Y ganaste una a una todas las elecciones. El PSC te impidió gobernar aliándose con los partidos del despropósito y así le ha lucido el pelo al cuitado Montilla.

Los catalanes han acertado al encumbrarte. Tienes la edad ideal para gobernar. Te acompaña la experiencia. Eres moderado, prudente, con tendencia indeclinable a la concordia y a la conciliación. Si desbaratas la corrupción, si contienes el despilfarro, si gobiernas con austeridad, el éxito te acompañará durante muchos años.

Eres también, mi querido presidente, secesionista. En esta Monarquía de todos, que defendió Juan III, el Conde de Barcelona, desde su exilio en Estoril frente a la dictadura de Franco, tienes derecho a ser secesionista por muy extraño que resulte que un hombre inteligente se alinee con posiciones del siglo XIX cuando caminamos aceleradamente hacia los Estados Unidos de Europa. Te he dicho en más de una ocasión algo que te voy a recordar ahora. Desde el respeto a la Constitución, que es tu primer deber de gobernante, puedes defender cualquier idea. Pero si quieres conseguir la escisión de Cataluña, el procedimiento legal está claro. Una propuesta de ese tipo, que supone la reforma de varios artículos de la Constitución, exige conforme al Título X, artículos 166-169, que sea votada por los dos tercios del Congreso de los Diputados y a continuación por los dos tercios del Senado. Inmediatamente después se deben disolver las Cámaras y, tras elecciones generales, la propuesta secesionista debe ser votada por los dos tercios del nuevo Congreso y por los dos tercios del nuevo Senado. Si todas estas votaciones te fueran favorables, todavía queda un paso constitucional más: referéndum con participación de todo el pueblo español. España es una nación de hombres y mujeres libres e iguales. No corresponde al pueblo gallego ni al pueblo murciano ni, por hacer caricatura, al pueblo de Torrelodones o de Sabadell, decidir su escisión de España. Tras cinco siglos largos de unidad nacional es el entero pueblo español el que debe hablar en referéndum, si consiguieras que las votaciones de Congreso y Senado en dos legislaturas diferentes favorecieran tu proyecto secesionista.

Así es, mi querido presidente, que tal vez lo más inteligente y lo más práctico es que te dediques a reparar los desaguisados que te ha dejado en herencia el pobre Montilla, bien secundado por los despilfarros de Carod Rovira y por los despropósitos y las ocurrencias de Rodríguez Zapatero.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.