www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Aumenta el número de "sinpas"

Las terrazas no son para el verano con la nueva Ley antitabaco

sábado 15 de enero de 2011, 11:08h
La entrada en vigor de la nueva Ley antitabaco el pasado día 2 de enero está provocando cambios en la forma de concebir la hostelería, unas reformas que pasan por sacar las terrazas de los bares en pleno invierno y por el crecimiento exponencial de los clientes que se van sin pagar con la excusa de salir a echar un pitillo. Por estos y otros motivos, los hosteleros se han puesto manos a la obra para hacer acopio de calentadores y técnicas contra los molestos “sinpa”.
Desde el pasado día 2 el tabaco no está permitido en los bares y restaurantes, entre otros lugares. La desaparición de los humos ha transformado el paisaje tanto dentro como fuera de los establecimientos. Por un lado, en el interior de los bares ya no huele a humo y el ambiente es más limpio, eso sí, en muchas ocasiones se observa que el número de clientes ha bajado. El panorama es distinto fuera, porque en la misma puerta de los locales se puede ver a gente dialogando y fumando un cigarro entre copa y copa.

Algo que ocurre en los locales o que bien no tienen terraza o que no han decidido sacarla aún. Con un simple paseo por las calles de Madrid se acude a una imagen a la que los españoles no acostumbran en pleno invierno: son muchos bares los que se han visto empujados a instalar improvisadas terrazas de invierno para evitar la bajada de clientela.

Sin embargo, a la falta de afluencia de clientes, los hosteleros deben añadir un nuevo problema que acompaña la Ley antitabaco y es que cada vez son más los usuarios fumadores los que se escudan en la Ley para no abonar sus consumiciones. Con la excusa de salir del bar para fumar no vuelven a entrar en el establecimiento ni para acabar la consumición, ni mucho menos para pagarla.

Por todo ello, no es de extrañar que los que se dedican al sector estén alarmados. Basta un dato de la Federación Española de Hostelería (FEHR) para entender dicha preocupación. En fechas próximas a la entrada en vigor de la Ley que prohíbe fumar la Federación estimó que la caída de la facturación sería del cinco por ciento en la restauración, del 10 por ciento en bares y del 15 por ciento en los locales de ocio nocturno.



Conociendo estas cifras no es de extrañar que entre los cambios que se están produciendo en discotecas y bares por la Ley se empieza a imponer un servicio de guardacopas para las personas que se ausenten para salir a fumar. Ante la desconfianza del fumador que tiene que dejar su consumición sola mientras sale del local a echar un cigarro, por el riesgo de que bien se la roben o se agüe. Mientras, en otros casos, ha aumentando tanto el clima de desconfianza por parte de los dueños que ya se están cobrando las consumiciones al contado. Desde la Asociación de Empresarios de Ocio Nocturno “Noche Madrid” explican queque antes era algo excepcional el irse sin pagar, la Ley ha ofrecido la coartada perfecta en la excusa de salir a fumar fuera.

Estos son sólo algunos ejemplos de las consecuencias negativas que está trayendo la Ley antitabaco a la hostelería y mientras, el sector farmacéutico se hace de oro con la norma, pues según los datos de Cofares, la venta de cigarrillos electrónicos se ha multiplicado por diez.