www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

protestas en el magreb

Los aires de reformas también llegan a Marruecos

martes 01 de febrero de 2011, 16:19h
Los vientos del cambio iniciado en Túnez y seguido en Egipto, llegan a Marruecos. En previsión de tumultos y manifestaciones en las principales ciudades del Reino, el ex-capitan Mustafa Adib ha dirigido sendas cartas abiertas, al rey Mohamed VI pidiéndole iniciar urgentemente reformas, y al Ejército que se niegue a disparar contra la multitud.
«El balance de la dinastía alauita que usted representa es muy negativo», señala el antiguo oficial del Ejército del Aire, que fue detenido y encarcelado por denunciar la corrupción en las Fuerzas Armadas Reales. Adib recuerda al soberano que todos los monarcas alauitas han considerado a los marroquíes como «un pueblo inferior, de segunda fila», y al país «como su propiedad».

"Como ciudadano de este país", escribe Mustafa Adib, "he decidido lanzar este doble llamamiento a usted y al Ejército marroquí, esperando que tome las decisiones adecuadas, lejos de los consejos de los que se aprovechan de esta situación y lejos también de los partidarios de los métodos securitarios arcaicos».

El ex oficial pide a Mohamed VI que inicie consultas sin más tardar para redactar una nueva Constitución que tenga en cuenta las aspiraciones legítimas del pueblo, con la necesaria separación de poderes, ejecutivo, legislativo y judicial, actualmente concentrados en la persona del rey. Igualmente pide una «reforma radical del sistema judicial», así como «la detención inmediata de todas las personas implicadas en asuntos de corrupción y de violación de los Derechos Humanos», a las que hay que «congelar sus cuentas e incautar sus bienes tanto en Marruecos como en el extranjero», antes de presentarlos a la Justicia. Esta medida debe aplicarse a todos, «incluidos los que tengan proximidad o colaboración con la familia real».

El ex capitán de la aviación se dirige a sus «queridos camaradas de armas » -en un tono de cariño y proximidad, mientras que al rey le trata simplemente de «usted»- para pedirles que en caso de que les den la orden de desplegarse en el país para contener a las previsibles manifestaciones que se van a producir, lo hagan, pero que se nieguen a disparar contra la gente, aunque se lo ordene el rey y sus generales. « Os imploro proteger las mujeres que manifiesten, que son nuestras madres, hermanas, hijas y esposas ; os imploro de no disparar sobre nuestros jóvenes, que son nuestros hermanos, hijos o esposos de algunas». Adib hace un ferviente llamamiento : «los jóvenes son nuestro porvenir, y si se sublevan es porque este régimen dirigido por Mohamed VI no ha hecho nada por ellos».

En la diatriba del ex oficial de las FAR, la mayoría de los generales «han huído de los campos de batalla y se sientan en lujosas oficinas, donde roban, siembran el terror y la decepción entre los ciudadanos». Estos generales «no merecen respeto ni obediencia».

Los llamamientos de Mustafa Adib se producen cuando ya han llegado los primeros síntomas del contagio tunecino y egipcio a Marruecos. De un extremo a otro del mundo Árabe, la sociedad pide el fin de la humillación, más justicia y libertad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios