www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GÓMEZ Y LISSAVETZKY, A LA GREÑA

jueves 10 de febrero de 2011, 14:14h
Con dos tacones, Tomás Gómez se enfrentó a Zapatero que decidió situar a dedo a su protegida Trinidad Jiménez al frente de los socialistas madrileños. Se equivocó el presidente dadivoso. Gómez había tomado buena medida de la debilidad zapatética y plantó cara a la ocurrencia presidencial. Ganó el órdago y Zapatero se vengó: “No queréis caldo, pues taza y media”. Y nombró a Trinidad, ministra de Asuntos Exteriores, golpeando así la seriedad internacional de España, hoy por los suelos.
Jaime Lissavetzky es uno de los políticos más serios que he conocido a lo largo de mi dilatada vida profesional. Ha demostrado eficacia y moderación. Es hombre prudente, simpático, negociador, un político que suscita el respeto de todos. Gallardón no lo tendrá fácil con él. Son muchos los madrileños que sienten simpatía por Lissavetzky.
Por eso, resulta lamentable para los intereses socialistas que ambos políticos, Gómez y Lissavetzky, estén a la greña. No voy a entrar en el fondo de la cuestión que les ha enfrentado. Pero me parece que la disputa puede resultar devastadora para los intereses del PSOE en la Comunidad madrileña. Gallardón y Aguirre se están frotando las manos. Y Zapatero carece de pericia y habilidad para embridar los caballos desbocados. Al menos, por el momento. No son muchos los socialistas que confían en el retorno de las aguas encrespadas a su cauce. Ya veremos cómo se reducen las chispas encendidas en el mismo corazón de la causa socialista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.