www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿ESCÁNDALOS EN LA UNIVERIDAD COMPLUTENSE?

martes 19 de abril de 2011, 12:39h
Un lector sagaz, Santiago Romagosa, me dirige una carta tan lúcida que me voy a ahorrar el trabajo de hoy, reproduciéndola en mi sección, con la seguridad de satisfacer a los lectores de El Imparcial.

“Como continuación a sus sagaces artículos sobre la situación de nuestras Universidades, llamo su atención sobre la promoción de pisos en lo mejor de Somosaguas que ha promocionado la Fundación de la Universidad Complutense y sorteado entre sus funcionarios y personal administrativo. Pisos que están próximos a ser entregados, si no lo han sido ya. Pisos que, en esa zona, cuando se inició la promoción, hubieran valido más de 600.000 euros, han sido vendidos a los funcionarios adjudicatarios por cantidades en torno a los 300.000 euros. No está mal...para que luego se quejen si les bajan un pequeño porcentaje de la nómina. De esta forma, está claro que el voto está cautivo y agradecido y da igual que la Universidad Complutense se caiga a pedazos, o que no haya dinero para ordenadores en la Facultad de Matemáticas del señor Carrillo, o cualquier otra minucia. El dinero está bien colocado ¿no le parece?

“Por otro lado, señor Anson, los hijos de los funcionarios y personal contratado en la Universidad Pública no pagan matrícula, pero luego habrá algún alumno realmente brillante al que le denegarán la beca de estudios. Usted bien señalaba el 15 de diciembre del año pasado, en su artículo LOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS GANAN MÁS QUE LOS EMPLEADOS PRIVADOS, que hay una serie de prebendas que tienen los funcionarios de todas las administraciones que hacen que su sueldo no sólo sea superior facialmente (por la cara, vamos), sino que además hacen que a ellos les afecte menos la inflación, estanflación y otras circunstancias de mercado, porque cuentan con todo tipo de beneficios marginales de difícil seguimiento o control, que les hacen la vida más fácil...y que pagamos todos.

“Se nos ha ido de las manos nuestra democracia. Es como esas sociedades que interponen una "off-shore" que a su vez pone a diez intermediarias para que no se sepa de dónde viene ni adónde va el dinero”.

Hasta aquí la carta de Santiago Romagosa. No tiene desperdicio. Habría que investigar a fondo, con nombres y apellidos, a quiénes se ha beneficiado con ese dinero público gastado con tanta largueza.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.