www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En tus manos

miércoles 20 de abril de 2011, 10:26h
Escribir unas líneas sobre el misterio pascual es tarea del todo compleja y un tanto difícil para cualquier periodista contemporáneo. Nuestra sociedad, ávida de espiritualidad, y cada vez más, experimenta a su vez una especie de pánico ante lo inaprensible y metahistórico. Ante el hecho tremendo de que un hombre como Jesús de Nazaret viva en sus propias carnes nada menos que la salvación y la liberación humanas a partir de su propio cuerpo como cuerpo de hombre y cuerpo de Dios. Entre la historia accesible del hijo de María Y esa otra historia completamente sumergida en la fe pura y dura del Hijo de Dios. Una cosa le atrae pero la otra le produce un miedo impenitente, caso como una ulceración de su razonamiento cientista. Hay que ver.

Y sin embargo, el hecho en el que nos definimos los cristianos es precisamente esta conjunción de espiritualidad trascendente y de corporalidad histórica en una misma persona, la de ese Jesucristo que, desde un madero indigno, salta hasta el misterio del sepulcro vacío en la madrugada del Domingo de Resurrección. Y nada ni nadie nos moverán de esta dialéctica de contrarios, en palabras platónicas y no menos sartrianas. Y por ello mismo, la fe pascual es eso, fe pascual, sin que valgan edulcoradas componendas tras haber puesto en duda la naturaleza divina del hijo del carpintero. La gran tentación del momento, como en tantas ocasiones nos ha recordado Benedicto XVI. Pascua es Pascua.

Uno piensa, desde su constatada fragilidad creyente, que se nos hace completamente necesario recordar las palabras conclusivas del crucificado, tras otras casi blasfemas, todas dirigidas a su misterioso Padre: “En tus manos encomiendo mi espíritu”. Sin que pongamos nuestras manos (nuestras vidas y nuestra esperanza) en las manos (en la fe) del Buen Padre Dios, hasta que nos haga creyentes de verdad, será del todo imposible asumir la Pascua del cuerpo y del misterio. El acto de fe comienza por un acto de humildad. Les invito a realizarlo.

Norberto Alcover

Profesor de la Universidad Pontificia de Comillas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios