www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Irlanda: historia y novela

José Manuel Cuenca Toribio
viernes 22 de abril de 2011, 17:15h
Como en el presente año, en el de 1916 la Semana de Gloria se celebró en la fecha límite de la liturgia cristiana. En su arranque -24 de abril- tuvo lugar, como es sabido, y ahora el fulgurante éxito de la última novela del flamante Nobel Mario Vargas Llosa ha venido a popularizar en el público hispano, el Easter Rising irlandés. Durante cerca de una semana el Irish Volunteers se alzó en armas contra la monarquía británica, teniendo a Dublín como único escenario de la insurrección. Sin apoyo alguno de la población -200.000 de sus integrantes estaban alistados en el cuerpo expedicionario que combatía en Francia y Bélgica contra los alemanes-, los más ardidos partidarios del Sinn Fein lucharon encarnizadamente en un perímetro reducido de la capital dublinense frente a un adversario muy superior en armamento y organización. Finalmente, James Connolly, el legendario capitán de los sublevados, capituló, abatiéndose una represión sin piedad sobre las filas de los nacionalistas y sus líderes.

Entre éstos, ocupó un lugar política y culturalmente destacado Sir Roger Casement, conspicuo miembro de la diplomacia británica e infatigable acusador de los desmanes cometidos coetáneamente por el hombre blanco en dos hemisferios –el africano: Congo belga; y el americano: la Amazonía brasileña-. Fundador de los Voluntarios Irlandeses en 1913, una vez declarada la primera guerra mundial albergó la esperanza de que la Alemania guillermina apoyara la carta independentista irlandesa, gastando infinitas energías en aquistarse el favor germano, sin conseguirlo de manera abierta y eficaz. Su máximo éxito estribaría en que un submarino del Primer Reich lo desembarcase el 9 de abril de 1916 en las costas de su tierra natal, para ser de inmediato capturado por un teniente inglés e iniciar así un penoso cautiverio terminado en la horca.

A la husma de reivindicar episodios y héroes anónimos o casi desconocidos de las generaciones próximas a las actuales, el autor de El sueño del celta ha repristinado, al more literario, la carrera del controvertido personaje, traidor a los ojos de la opinión inglesa, mártir a los de la irlandesa. Ningún otro narrador como el peruano para conjugar con mayor maestría los planos de la ficción y la realidad, planteando al paso las discutidas relaciones entre ambas esferas, convertidas hodierno en lugar por excelencia de debates y controversias académicas en punto a su fecundidad y recíproco provecho. En varios de sus títulos más famosos, el escritor andino predica con el ejemplo, y erige a sus obras en deslumbrante espejo de armonía y fecundo diálogo entre libertad creadora y documentación acribiosa, en un flujo de intercambio y enriquecimiento mutuos.

Los beneficios cara al orbe novelístico se han puesto de relieve en mil ocasiones, pero no así con igual insistencia en el campo historiográfico. En España fue quizá el maestro Jover el contemporaneísta que con mayor asiduidad y perspicacia escribiera acerca de los grandes servicios prestados por la gran literatura a la reconstrucción más vívida y jugosa del mundo del ayer. Al término de una interminable y, a las veces, desesperante discusión sobre el estatuto científico del oficio de Clío, se ha abocado en horas recientes al panorama que enmarcó invariablemente la labor de las figuras de proa de la disciplina histórica. No hay teoría ni trabajo verdaderamente fecundo sin la movilización de recursos imaginativos, ni, sobre todo, sin capacidad y sensibilidad evocadoras. Y aquí la literatura se muestra como auxiliar y complemento de primer orden para el trabajo del investigador. En fechas recientes, con ocasión de un muy merecido homenaje a la inolvidable figura de José María Jover, algunos de sus discípulos y amigos han vuelto a cotizar tan alto valor cultural en la bolsa más apreciada de la vieja Universidad Literaria. Que la estela del cursillo conmemorador sea tan luminosa como fecunda.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios