www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El tamaño sí importa

domingo 24 de abril de 2011, 17:56h
La consigna oficial es que el tamaño no importa. Pero a juzgar por el revuelo causado por el "Piquetón" de Piqué, parece que una vez más nos encontramos ante una de esas verdades oficiales que el día a día desmiente. La cantidad nos sigue hipnotizando, a pesar de los minimalistas y de la bondad impostada de lo políticamente correcto, seguimos siendo esos ansiosos de la acumulación, ya sea de sensaciones, sentimientos, dinero o carne.

Si hay algo que ha sobrado esta Semana Santa ha sido lluvia. No ha faltado agua, que ha caído sobre mojado, sobre las mejillas húmedas de lágrimas y decepción de los cofrades sevillanos que vivían su particular pasión ante la naturaleza caprichosa que no entiende de vacaciones ni celebraciones. También hemos tenido nuestra ración extra de fútbol, de partidos épicos que como un déjà vumediático han venido a entretener a los millones de españoles que ante la falta de sol o ilusiones, focalizan su visión vital entre los estilos de Guardiola o Mourinho.

El entrenador del Barça está perdiendo adeptos a marchas forzadas. El talante picaresco y chulo de Mourinho parece estar recortando distancias con la aparente impasibilidad de Guardiola. En un país acostumbrado a las grandes muestras de efusividad, a las emociones desbordadas y a los órdagos incompletos, la contención de Guardiola resulta falsa y exasperante. A falta de salidas de tono que sirvan de dianas contra las que disparar, paradójicamente, ha acabado siendo su presunta perfección la que se ha convertido en el objeto de las críticas. No soportamos al triunfador que no alardea porque nos hace sentir aún peores. Mourinho, con su sombra de barba de vaquero malo y sus ojillos de rufián resulta más cercano y soportable en su triunfo. Gana como lo haríamos todos. Utilizando todos los trucos posibles y celebrándolo sin piedad hacia el adversario.

Mourinho representa el amor a lo material, al suelo que pisa porque es lo único real, mientras que Guardiola es el ser etéreo que nos dice que el tamaño no importa, que los números son sólo cifras, consiguiendo las cosas como si no fueran con él. En la eterna disyuntiva de si el fin justifica los medios, Mourinho es la voz que grita que sí, que todo vale, que más vale pájaro en mano que ciento volando. Que el tamaño importa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.