www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ZAPATERO, EL EMBUSTERO, MINTIÓ TAMBIÉN EN EL CASO ALAKRANA

lunes 16 de mayo de 2011, 14:40h
En plena campaña electoral, el diario ABC ha tenido el acierto de publicar un reportaje de Paloma Cervilla en el que queda palmariamente demostrada la mentira de Zapatero sobre el rescate del barco atunero Alakrana en el año 2009. El presidente declaró entonces que el Gobierno no había pagado un céntimo a los piratas y que había trabajado siempre en la más estricta legalidad.
Claro que todos los españoles celebramos entonces el rescate de nuestros compatriotas. Claro que en medio mundo se rasgaron las vestiduras porque pagar a los piratas significa alentarles a que perpetren nuevas fechorías. Pero dejemos al margen ese debate. Lo que ha desvelado ABC es que Zapatero, el embustero, mintió una vez más, y descaradamente, a la opinión pública. No quería conflictos y pagó sin rechistar. El presidente se ha ganado a pulso el adjetivo de dadivoso.
Zapatero I el de las mercedes concedió a los secuestradores la generosa dádiva de 11.000.000 de dólares, arrojados en dos cilindros metálicos sobre el barco secuestrado desde una avioneta alquilada.
Incapaz de decir la verdad, de afrontar el desgaste que, ante la opinión pública, sobre todo la mundial, suponía la maniobra negociadora, el presidente Zapatero mintió. Descubierta ahora la realidad de aquella operación, parece obligado que se exijan responsabilidades al presidente y a los ministros que intervinieron en la sucia operación, entre ellos a Carmina Chacón, que afirmó en su día: “Lo dijimos una y muchísimas veces, el Gobierno no paga rescates”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.