www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿LA DEMOCRACIA REAL TOMARÁ LA BASTILLA?

viernes 20 de mayo de 2011, 14:14h
Acabáramos. Entre las contradicciones, las amalgamas sociales, la ingenuidad de algunos y la manipulación de otros, se va perfilando el programa al que aspira el movimiento contestatario “Democracia real, ya”. Y ese programa coincide, casi punto por punto, con el del partido comunista enmascarado tras las siglas de Izquierda Unida.
Está claro que tal vez el 60% de los que se manifiestan lo hacen de forma espontánea, indignados por el cinismo y el despilfarro de los políticos. Está claro también que el agit prop comunista está conduciendo las aguas desbordadas hacia sus propios cauces.
Lo que no sabemos es lo que pretenden los manipuladores. El cui prodest ha quedado claro. Pero ¿qué tendrán pensado, qué habrán preparado los que mueven los hilos? ¿Se disolverá todo como el 68 o se intentará tomar la Bastilla? ¿Estamos ante una protesta indignada o ante el inicio de una revolución de consecuencias impredecibles? ¿Se mantendrán los manifestantes en la acción pacífica o los manipuladores comunistas habrán decidido que se vire hacia la violencia?
El Zapatero del año 2003 se encontraría muy a gusto en el tejido de esta “democracia real, ya” de tan inciertos perfiles. El Zapatero del año 2011, obligado por Ángela Merkel a rectificar una buena parte de lo que pensaba, no sabemos dónde está, salvo que quiera aprovechar la situación para encaramarse en los votos. Si las sospechas de Aznar sobre el 11-M estuvieran fundadas, aterra lo que podrían desencadenar aquellos que no se paran ante nada para conseguir el poder o mantenerse en él.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.