www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Indígnate ya

sábado 21 de mayo de 2011, 16:49h
Dicen que la prensa norteamericana no entiende lo que se está reivindicando en la Puerta del Sol de Madrid. No encuentran un lema común, ni una hoja de peticiones consensuada. Y ahí radica el problema: no podemos uniformizar contenidos. El problema se ha convertido en virtud porque el cabreo generalizado que la mayor parte de los españoles despachamos en el bar se ha trasladado a la calle. Estamos cabreados porque se inició una campaña electoral para las votaciones autonómicas y municipales como si aquí no hubiera pasado nada. Si uno lee los lemas de los partidos más importantes: centrados en ti, para que gane “tu pueblo”, motivos sobran… vemos que son lemas que podrían pertenecer perfectamente a las elecciones de hace ocho años y nadie se daría cuenta. Espero que no estén contratando agencias de comunicación política para cada campaña porque podrían amortizar perfectamente un solo pago.

Eran mucho mejores las frases de las pancartas que leí el domingo en Sol: “No hay pan para tanto chorizo”, “No por mucho cotizar, te jubilas más temprano” o “Parados, moveos” y en ese plan, como diría Umbral. Llevas mucho tiempo hartándote de leer más casos de corrupción política, más cifras de paro que aumentan, más gente que pide comida en Atocha. Dense una vuelta y verán cómo saludamos al turista en el centro de la ciudad: mostrando las vísceras. El FMI, más famoso ahora por su presidente que por sus informes, decía la semana pasada que España presentaba una “generación perdida” de jóvenes que llevan años sin encontrar trabajo y tardarán otros tantos en hacerlo, probablemente en condiciones precarias. Este informe que cito puede complementarse con las palabras de una señora de setenta años que me dijo: “Estoy aquí por mis nietos: van a vivir peor que mis abuelos”.

Entre los convocantes de la manifestación no había partidos ni sindicatos: el espectro iba desde la asociación ecologista del Jarama hasta el Comité de empresa de H&M. También había quema-contenedores y exalta-policías, pero fueron los menos. Lo vi. No me lo han contado. Lo que más abundaba era gente cansada de ser vapuleada políticamente, gente que se ha cansado de pagar las consecuencias antes de saber las causas. Es gente que paga, al contrario de muchos de los que recortan su cabeza en un cartel electoral.

Por esa desigualdad, esa impunidad, esa nube negra –no gala- sobre nuestras cabezas, por eso se grita y se acampa. Hay ideología, claro que la hay. Pensar lo contrario sería absurdo, pero más fuerte es el hartazgo de algunos sectores de la sociedad, que se ven cambiando de manos, votando distintos collares… y que siga el refrán.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.