www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La mayor librería de España

domingo 29 de mayo de 2011, 17:14h
En la mañana soleada de este sábado, sentado en un banco al borde del lago que refleja el Palacio de Cristal de El Retiro, con docenas de patos y cisnes blancos chapoteando, frente al altivo ciprés de los pantanos, un hombre de apenas treinta años le leía con sus ojos grises a una mujer de grandes ojos verdes los primeros versos de “La voz a ti debida”, el largo y hondo poema de Pedro Salinas. “Tú vives siempre en tus actos. Con la punta de tus dedos pulsas el mundo, le arrancas auroras, triunfos, colores, alegrías: es tu música. La vida es lo que tú tocas.”

Acababan de comprar uno de los más conmovedores libros de poesía de la literatura española, escrito cincuenta años antes de que ellos nacieran. Los castaños de indias, las acacias y algún sauce llorón les acompañaban. Pero ellos no lo sabían.
La Feria del Libro en su 70 edición ya es la mayor librería de España. Trescientas cincuenta casetas repletas de literatura en medio de más de veinte mil árboles, muchos centenarios: cerezos, acacias, abedules, robles, fresnos, olmos, pinos, alcornoques y el ciprés calvo que ya ronda los cuatrocientos años de vida. Hectáreas de hierba, parterres podados con tiralíneas, hermosas fuentes como la de la alcachofa o la del ángel caído. Y, al fondo, el rectángulo perfecto, lleno de luz y de color, de la rosaleda.

La literatura en medio del parque, poblado por miles de amantes de los libros, titiriteros, echadores de cartas, videntes chiflados, mimos pintados de blanco o de plata, músicos de mil instrumentos y de mil países, vendedores de barquillos, de helados, de palomitas, camareros repartiendo cañas y aceitunas por las terrazas repletas de gente con cara de felicidad, niños columpiándose, patinadores, ciclistas. Y libros y libros en todas las manos, por todos los lados. Una gran fiesta de la literatura en uno de los más bellos parques del mundo.

Las gentes se apretujaban por entre las casetas en busca de novelas, de libros de poesía, de Historia, de arte, de cuentos. De cuentos para soñar. Y en unos días, se conocerán los títulos de los libros más vendidos, del dinero recaudado, de los miles de visitantes que han pasado por allí. Seguro que “El sueño del celta” de Vargas Llosa se convertirá en uno de los más vendidos o “La riña de gatos” de Eduardo Mendoza y seguro que “la voz a ti debida” no aparecerá por ningún lado. Tal vez sólo la pareja del Palacio de Cristal lo tenga aún entre sus manos.

Ya al atardecer, el hombre de ojos grises y la mujer de ojos verdes, todavía emocionados, todavía apasionados, leían los últimos versos del poema. “Y su afanoso sueño de sombras, otra vez, será el retorno a esta corporeidad mortal y rosa donde el amor inventa su infinito.”
Y entonces, al cerrar por fin el libro, ella le recitó, ya de memoria, después de leerlo veces y veces. “¿Hablamos, desde cuándo? ¿Quién empezó? No sé. Los días, mis preguntas; oscuras, anchas, vagas tus respuestas: las noches.”

Y llegó la noche y la joven pareja seguía frente al ciprés de los pantanos clavado en el lago, acariciando las tapas del libro de Pedro Salinas, sin saber que los árboles que les acompañaban estarán allí cuando ya sus ojos grises y verdes no puedan leer. Porque los árboles de El Retiro y los poetas nunca mueren.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios