www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Pero, cuándo se va Zapatero? ¿Y dónde está?

domingo 19 de junio de 2011, 15:35h
¿Pero por qué no se va ya? ¿Qué hace todavía en La Moncloa? ¿A qué se dedica? ¿Dónde está? Nadie le echa de menos, es verdad. Aunque su sola presencia fantasmal al frente del Gobierno todavía hace daño a la vista y a España Este domingo, sin ir más lejos, mientras las calles de Madrid eran tomadas, de nuevo, por los que se hacen llamar “indignados”, él, tan feliz, meciéndose en su hamaca preferida. En Doñana o en La Moncloa. Que hamacas tiene por doquier.

Y Madrid estuvo ocupado por miles de indignados, pero hay millones en todos los rincones, de todas las tendencias y de todos los colores, indignados de tener un presidente del Gobierno que ni come ni deja comer. Y él tan contento, todavía sonríe cuando ve una cámara. ¿De qué se ríe?

Ya no pinta nada, se escaquea de cualquier responsabilidad, no da la cara, se esconde debajo de la cama y sólo sale para ir al Congreso cuando no tiene más remedio o a hacer bolos por el extranjero. Y el pobre Rubalcaba tiene que aguantar sobre sus espaldas, anchas, eso sí, el peso de todos los desmanes políticos cometidos por Zapatero: una lista interminable.

Al menos ya sabemos que se va. Y, sin duda, supone un alivio para España, para el PSOE, para Europa y para el mundo. Sólo le echarán de menos los Castro, Chávez, Amanideyah, otros cuantos dictadorzuelos y sus ministras. Aún no se sabe cuándo. Pero Zapatero tarde o temprano dejará La Moncloa y todos respirarán tranquilos. Del uno al otro confín.

Lo poco que hace es salir de viaje. Se despide del mundo. Y, entonces, dice lo de siempre. Nada. Esta semana ha pasado un par de días en Rusia y Kazajistán y allí, en la inevitable rueda de Prensa, el presidente del Gobierno, sin que se le moviera una ceja, aseguró que lo importante es adelantar la recuperación económica, no las elecciones. ¡Pues, váyase señor Zapatero! La recuperación económica no puede comenzar hasta que abandone el poder. Los mercados nacionales y extranjeros, y la propia credibilidad de la economía española tienen un lastre: el que ocupa La Moncloa.

Quizás se va convencido que ha transformado España, que la ha hecho más moderna, más tolerante, más democrática. Que ha culminado con éxito la llamada segunda transición. Porque tiene cara, o la cara, de creérselo.

Y se ríe. ¿De qué se ríe?¿De los cinco millones de parados, de sus Estatutos soberanistas, de la toma por los etarras de los Ayuntamientos vascos, de la crisis económica, de la interminable lista de desvaríos políticos y de gestión? Pero el caso es que se ríe. Y se va tan contento. Y en San Sebastián, exactamente en esa bellísima ciudad, gobierna Bildu.

Ha sido el máximo responsable de la durísima crisis económica española, mientras dilapidaba las escuálidas arcas del Estado subvencionando chorradas con ínfulas retroprogres. Ha hecho el ridículo en todos los foros internacionales, ha logrado los peores resultados electorales del PSOE en unas elecciones municipales y autonómicas. Ha tirado por la borda al PSOE y, lo peor, a España. Pero él se va tan contento al chalecito que se ha construido en las afueras de León.

Pues que se vaya cuanto antes para que nos riamos todos. Y, entonces sí, él y todos, tan contentos.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios