www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RESEÑA

Gay Talese: Honrarás a tu padre

domingo 10 de julio de 2011, 03:20h
Gay Talese: Honrarás a tu padre. Traducción de Patricia Torres Londoño. Alfaguara. Madrid, 2011. 640 páginas. 21,50 €
Qué buena novela si hubiese buena traducción... Toda la prosa elegante de Gay Talese queda empañada por una versión al castellano llena de americanismos propios de Colombia. No tengo inconveniente en que se use un registro común de nuestro idioma que se entienda a ambos lados del Atlántico, pero sí me surgen reparos cuando la traducción comienza a entorpecer tu lectura y tienes que acudir a la primera página a ver quién lo ha traducido. Nadie puede creer que Bill Bonanno (el protagonista) y el resto de personajes hablen como en un episodio de Te quiero Lucy y digan –por ejemplo– que “toman cursos” (pág. 69), “compran boletos de teatro” (pág. 92), “conducen carros” (pág. 209), que son “voceros del gobierno” (pág. 326) y pregunten: “¿Dónde trabaja tu papito?” (pág. 342). Tal vez correspondería a la editorial haber unificado un estilo, o decantarse por dos traducciones separadas.

La historia que narra Talese fue editada originariamente en 1971 y dio origen al guión de la serie Los Soprano. Es una novela sobre la familia Bonanno, uno de los clanes más poderosos de la Mafia asentada en Estados Unidos entre los años cuarenta y setenta del pasado siglo. Se centra especialmente en Bill Bonano, hijo del histórico capo Joseph Bonanno. Esta edición incluye un epílogo final en el que Talese cuenta cómo ha sido su relación con la familia Bonanno, de qué modo consiguió trabar amistad con ellos y ser percibido como alguien de confianza, hasta considerársele un miembro destacado dentro de la familia, teniendo en cuenta el sentido del honor y de la responsabilidad que para la tradición siciliana implica esto.

La novela está muy bien escrita, con humor, sin aspavientos, consciente Talese de la importancia de lo que narra, pero sin saltarse los aspectos menos románticos de la vida de los personajes. Es curioso cómo narra los momentos de aburrimiento, el exceso de cigarrillos, de comida; pendientes de minucias y con reacciones exageradas fruto de la impaciencia. Construye así una semblanza desmitificada del mafioso como alguien secuestrado por los suyos que acaba disfrutando como un niño cuando le permiten un paseo en coche y una cerveza en un bar. Y también concede un espacio extenso a narrar el papel de las mujeres en el entramado: quietas y obedientes, hacendosas y discretas. La rebelión de alguna podía tolerarse como capricho, pero solo el salto generacional cambiará su papel. Esta profundidad en los personajes únicamente se logra si has permanecido junto a ellos, si los has escuchado y tienes un oficio periodístico sincero. Estas virtudes definen a GayTalese.


Por Mayte Ortega
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios