www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y AHORA A LA CAZA DEL FAISÁN DE ZAPATERO

jueves 21 de julio de 2011, 14:45h
Dimitido en buena hora Francisco Camps, los dirigentes del PP intensifican la cacería del faisán. La gran batida se ha iniciado ya en los mismos jardines de la Moncloa. Se tira por elevación. La “Operación Faisán” es solo la punta del iceberg de la colaboración con banda armada. Los hielos sumergidos son las actas de la negociación política, de tú a tú, con Eta.

Ha caído un presidente recién elegido por el pueblo con abrumadora mayoría. Ha caído por una cuestión grave de fondo y mínima de forma, y, claro, no se pueden ir de rositas los que están bajo sospecha del chivatazo a Eta para que los terroristas escapasen antes de que llegaran los policías. Tampoco se pueden ir de rositas los que, en la negociación con Eta, adoptaron una posición de colaboración con los terroristas. Una cosa es negociar y otra cosa muy distinta hacerle el juego a la banda terrorista y concordar con ella el engaño a la opinión pública española.

He reclamado en varias ocasiones las actas de aquellas reuniones humillantes para la dignidad nacional. Algunas fueron publicadas en un diario vasco. Estremecía leerlas. Seguro que Zapatero ha borrado todas las huellas que ha podido para que los españoles desconozcan las actas no publicadas. Pero están en poder de Eta y algún día sabremos hasta dónde llegaron las concesiones del Gobierno. La pirueta de Bildu y otras varias cuestiones son el producto del chantaje etarra ejercido sobre Moncloa, con la amenaza de airear las actas de aquellas reuniones indignas y vejatorias.

El Partido Popular ha sacrificado a Camps. No piensa olvidar sus exigencias en la “Operación Faisán” porque el delito de presunta colaboración con banda armada es la espada de Damocles que se balancea sobre las testas de altos dirigentes socialistas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.