www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

conflictos en el mercado de fichajes

Fichar futbolistas: un rompecabezas para clubes y representantes

viernes 22 de julio de 2011, 22:26h
Como todos los veranos, cuando concluye el fútbol en los estadios arranca la actividad en los despachos. Los clubes se afanan en cerrar las contrataciones que entrenadores y directores deportivos exigen para completar el proyecto. Pero el mercado de fichajes no siempre ofrece negociaciones fluidas y es, en estos casos, cuando representantes y clubes juegan una complicada partida de ajedrez. El Imparcial analiza la situación que viven futbolistas como Cesc Fábregas y Adrián López.
Un año más, el mercado de fichajes ha tomado el relevo al intenso final de temporada. Tras la convulsa serie de “clásicos” entre Madrid y Barça, el triunfo en la Champions del equipo catalán, la dramática eliminatoria de ascenso a la Liga BBVA y la configuración del cuadro de honor -Bota de Oro, Zamora, Pichichi-, los jugadores ceden el protagonismo a los equipos directivos y a los representantes. En esta red de estrategias comerciales, en la que se relacionan de manera frenética nombres de futbolistas y clubes, se entablan o se rompen negociaciones que dictan el futuro inmediato de cientos de profesionales del balompié.

Entrenadores, directores deportivos, ojeadores, representantes y futbolistas se convierten en los actores de la batalla por resolver el futuro inmediato de los equipos con la mayor brevedad y eficacia posible. La nota general en este maremágnum de ofertas y propuestas de contrato son las contrataciones de futbolistas “limpias”, en las que un futbolista ficha por el club que desea, el representante consigue el compromiso más ajustado a las preferencias a su cliente y el club vendedor ingresa la cantidad que considera adecuada por el traspaso.


Sin embargo, en la partida de ajedrez que constituye la contratación de un futbolista no siempre todo va sobre ruedas. Unas veces el jugador quiere marcharse de su club pero éste no le concede la libertad para negociar con otros equipos; otra opción posible sitúa al futbolista en una posición complicada, al sufrir el rechazo de su entrenador y con la necesidad de buscarse un destino; en ocasiones el fichaje se frustra porque el club comprador firma un pre-contrato con el jugador sin consultar antes con el equipo propietario. En la actualidad, se están desarrollando dos negociaciones de complicada solución: el posible fichaje de Cesc Fábregas por el Barcelona y la contratación efectiva de Adrián López por parte del Atlético de Madrid.

En ambos casos los clubes han convertido la búsqueda de acuerdo en un litigio. ¿Qué posibilidad tiene un futbolista de salir de su club si no cuenta con el “permiso” correspondiente? ¿Qué opción le queda a Cesc para desvincularse del Arsenal? ¿Por qué el fichaje de Adrián por el Atlético se ha resuelto en un juicio? El Imparcial analiza estas dos situaciones que resultan representativas de algunos de los episodios más enrevesados del mercado de fichajes futbolístico.

Para conocer los mecanismos que conforman la negociación y contratación de un futbolista, El Imparcial ha hablado con el director de fútbol de una de las agencias de representación de futbolistas más relevantes del balompié patrio, You First Sports -Gestionan la carrera de David de Gea, Manolo Jiménez, Adriano y Perotti, entre otros-. Álvaro Torres nos explica que la labor del agente es “intermediar en las tensiones que suelen producirse en cualquier negociación entre tres partes”. El representante con licencia de la R.F.E.F. señala que para iniciar las negociaciones de un fichaje “es necesaria una buena y agresiva labor comercial” por parte del agente, porque “hay muchos jugadores en el mercado”, aunque nos aclara que “si un jugador juega tres partidos en una temporada no puede pretender dar un salto en su carrera”, por lo que la labor del representante es buscar una salida a su cliente en un club que le ofrezca mayor participación. Bojan Krkic ha sufrido esta situación en el Barcelona y, por ello, ha decidido emprender la aventura en la Roma italiana.

Álvaro Torres nos describe las dos vertientes que ofrece una negociación. La primera, se trata de ejecutar cuando el futbolista rinde en el terreno de juego y se sitúa en una posición de negociar por una mejora de contrato o por su fichaje por un club de mayor entidad. La segunda, no tan deseable, se sufre cuando un jugador no cumple con las expectativas deportivas y el club insta al representante a “buscar una salida para el jugador porque no anda bien”. En ambos casos la figura del agente se antoja imprescindible.

Sobre el caso de Cesc Fabregas, Torres declara a El Imparcial que “los contratos están para cumplirlos, pero eso es una obviedad teórica que no práctica en el fútbol”. El agente entiende que el conflicto entre Barcelona y Arsenal es un “problema de negociación entre las partes” y reconoce que ante estas situaciones se pueden emplear “medidas más extremas o poner al jugador en rebeldía” –Cesc ha decidido no participar en los viajes de pretemporada del club londinense”. Pero, ¿qué opciones le quedan a Cesc para conseguir su objetivo de salir del Arsenal? ¿Cuál es el marco legal que le protege?


Para responder a estas cuestiones, El Imparcial ha consultado al abogado y especialista en derecho deportivo, Juan de Dios Crespo. Este experto nos aclara, en primer lugar, que el proceso de contratación de futbolistas es un “tema comercial con mucha libertad para las partes”, ya que el marco legal del fútbol establece parámetros como los periodos de traspasos o la estabilidad contractual. Sin embargo, el abogado nos explica que si el futbolista quiere abandonar su club cuenta con dos opciones: “hay un acuerdo entre clubes o el jugador debe rescindir su contrato. Si rescinde, solo puede ser con el pago de su cláusula o utilizando el artículo 17 del Reglamento FIFA”. Además, Crespo avisa que cualquier otra acción “conllevará sanciones deportivas al jugador (cuatro meses sin jugar) y al nuevo club por incitar a la ruptura (dos periodos de transferencia sin poder fichar)”.

El especialista del portal jurídico Iusport.es introduce en la ecuación un nuevo concepto: el “periodo protegido”. “El artículo 17 del Reglamento FIFA permite que un jugador pueda salir de su club de manera unilateral si ha cumplido tres años de contrato (habiéndolo firmado con menos de 28 años) o dos años (habiéndolo firmado con más de 28 años)”, señala. Ese intervalo temporal se conoce como “periodo protegido”. Pero el abogado nos aclara que los clubes que quieren retener a un jugador utilizan las “renovaciones constantes” para que el periodo protegido comience de nuevo y, de esa forma, diluyan la estrategia expuesta anteriormente.

Sobre el caso de Adrián López, que ha fichado por el Atlético de Madrid tras un polémico juicio, Crespo explica a El Imparcial que el jugador “había acabado su contrato y su inclusión en la lista de formación por el Deportivo no tenía validez”. El club coruñés, que renovó unilateralmente su contrato en virtud de un convenio de la LFP y la AFE, que fue denunciado, mantenía que el futbolista es suyo y, a la espera de que resolviera el conflicto, lo convocó para hacer la pretemporada a las órdenes de José Luis Oltra. Álvaro Torres nos señala que “no es lógico que un jugador pueda ser insertado en la lista de compensación antes del 30 de junio ya que es una fecha demasiado tardía”. En opinión del representante de futbolistas “deberían adelantar esa fecha de comunicación para tener claro si, aunque no hayas arreglado un contrato con tu club, éste tiene la intención de renovarte de muto acuerdo”.

Finalmente, Juan de Dios Crespo nos comenta que no existe ninguna protección en la ley española que impida que un club llegue a un acuerdo con un jugador de otro equipo sin informar al equipo propietario, por lo que esta polémica práctica -vetada en el contexto internacional- goza de vía libre en España. Así pues, el mercado de fichajes se confirma como una partida de ajedrez repleta de obstáculos y situaciones complicadas en la que clubes (Atlético de Madrid) y futbolistas (Cesc Fábregas o Adrián López) han de tejer la mejor estrategia para llegar a su objetivo: configurar la plantilla de toda una temporada en tres meses.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios