www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Sin Don Pablo Lucas Verdu

Juan José Solozábal
jueves 28 de julio de 2011, 21:23h
Podría decir que para mí el veraneo en Algorta no comenzaba hasta que, seguramente el día después de mi llegada, veía pasar justo por debajo del mirador desde donde ahora escribo, hacia la Avenida Basagoiti, a don Pablo Lucas Verdú. Iba con sus andares resueltos a darse una vuelta por el pueblo, con algún cometido doméstico, o a comprar el periódico.

Era más infrecuente que lo encontrara por los alrededores, quizás hacia el Molino o paseando por el bello malecón de Neguri, en el camino del faro, que yo suelo frecuentar. Don Pablo, catedrático de Derecho Político en Deusto, era de Salamanca, pero como tantos otros castellanos se encontraba en Euskadi como en casa. Adoptaba de ordinario una visión escasamente dramática de los problemas del País Vasco, por grave que fuera su apariencia, siempre con un punto de esperanza y sentido común, que yo estimaba en grado sumo. Creo que su entendimiento del País Vasco, que aquí se reconocía cumplidamente por el aprecio que se le profesaba, se basaba, tal vez primero, en una actitud de estima por el federalismo como forma política que el acogía como la muestra en lo territorial del liberalismo y el pluralismo.

Además don Pablo sintonizaba especialmente con dos rasgos del ambiente de la sociedad vasca. Me refiero al catolicismo del País que consideraba más auténtico que el del resto de España; y al antifranquismo que significaba a su juicio a amplios sectores de la sociedad vasca, percibible en todas las manifestaciones de su convivencia. Deudores de su magisterio se reconocen un buen número de excelentes cultivadores del derecho público, especialmente constitucionalistas, pertenecientes al claustro de la Universidad del País Vasco. El mismo fomentaría el estudio del pensamiento político vasco y diversas manifestaciones institucionales, forales o estatutarias, de la historia de Euskadi.

Don Pablo Lucas se había formado con Enrique Tierno en Salamanca y siempre hablaría de él con deferencia y respeto, si bien sus intereses intelectuales tenían orientaciones diversas. Don Pablo prefería, frente a Tierno, la teoría constitucional a la social, y el derecho constitucional al pensamiento político propiamente. Conocía especialmente la teoría constitucional alemana de la época de Weimar(Schmitt, Smend, Kelsen) y propagó entre nosotros la obra de algunos comparatistas italianos como Biscaretti y Vergottini. Tal como lo veo hoy si en un tiempo nuestra estima intelectual por Italia fue excesiva, quizás estamos en una situación en que con poca finezza llevamos a cabo la confusión de sistema político y nivel académico, lo que resulta gratuito.

Lucas Verdú, sin duda, puso a nuestra disposición una estimable información de lo que se estaba llevando a cabo en nuestra disciplina y en otras vecinas, integrantes quizás más de una Ciencia del Gobierno que propiamente Derecho constitucional. Pero realizó dos importantes contribuciones. Me refiero en primer lugar a un estudio sobresaliente sobre el Estado de Derecho, que publicó en los últimos tiempos del franquismo en las monografías de la Universidad de Bolonia. Por lo que hace a nuestro derecho constitucional, aparte de una influyente monografía sobre la Ley para la Reforma Política, resultan esenciales, de un lado, su insistencia, recalcada en diversas contribuciones, sobre la historicidad de la constitución y, de otro lado, su idea de la fórmula constitucional, versión original del concepto de régimen, como construcción a partir de los valores y la disposición institucional de un determinado sistema político, establecida en la Norma fundamental.

Pablo Lucas fue un ejemplo no demasiado frecuente en los tiempos del franquismo de católico liberal. Su voz y su actitud de demócrata se hicieron patentes en condiciones no fáciles con valentía y vigor. No abundaban entonces. Muchos con agradecimiento tomamos nota de ello.

Le echaré de menos, en las mañanas del verano, en el cruce con la avenida de Basagoiti, desde el mirador aquí en Algorta, a la hora del paseo que él apreciaba tanto...

Juan José Solozábal

Catedrático

Juan José Solozabal es catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad Autónoma de Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios