www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Restos de estruendo

miércoles 31 de agosto de 2011, 21:37h
En la sacristía de la parroquia San Bartolomé de Valldemossa, un delicioso pueblito mallorquín, me encuentro con Miguel. Veinte años, rubio, minibarbado, altísimo y sonriente. Se ofrece para ayudarme en la Eucaristía a la vez que me comenta su experiencia madrileña con tanta gente joven y creyente en torno al Papa: “Ha sido impresionante, inolvidable, y por supuesto que estaré en Río de Janeiro, yo no me lo pierdo, que no, que no me lo pierdo…”. A Eucaristía celebrada, me dice que lee, en ocasiones, cosas mías y que le parecen demasiado subidas, que no acaba de comprenderlas. “¿Por qué no escriben para nosotros, los jóvenes, y casi siempre para los mayores, que están, ya, hartos de leer?”, concluye. Y nos despedimos. Probablemente nunca nos volvamos a ver. O tal vez lo distinga en alguna de las futuras imágenes cuando la próxima celebración de la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro. Tal vez.

Miguel, así, sin más, es uno de esos restos de estruendo madrileño tras las celebraciones juveniles y la posterior llegada de Benedicto, el papa intelectual, como le dejé caer a Miguel al echarme la bronca final. Entre tanto naufragio como vivimos, la crisis de los valores en aumento, además de la económica, produce esperanza comprobar que personas como Miguel no sean restos del naufragio, antes bien restos del estruendo, que no es lo mismo. Un estruendo que me hizo interrogarme por tantas cosas, entre tantas cosas por el poder de la utopía y de la esperanza en nuestra sociedad atragantada de malas noticias. Los restos del egoísmo humano que se esparcen desde Somalia a Darfur, pasando por los extrarradios de las grandes urbes. Por ejemplo.

Al cabo y cuando retorné a la parroquia de Valldemossa para volver a celebrar la Eucaristía, pensé en Miguel y en Río de Janeiro. Y me dije que era verdad, que Miguel estaría allí…, para volver a ser resto de estruendo. El estruendo del Evangelio.

Norberto Alcover

Profesor de la Universidad Pontificia de Comillas

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios