www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Amo la vida, las mujeres y las ciudades

domingo 04 de septiembre de 2011, 19:03h
Stephane Hessel, al que llaman el gurú del movimiento 15-M tras la publicación de su libro “Indignaos”, ha resultado un vejete cachondón y caradura. Cachondón, porque lo más interesante y profundo que declara, en una entrevista que publica este domingo “El país”, y con lo que titula el periódico, es que, sobre todas las cosas, “ama la vida, las mujeres y las ciudades”. Todo un pensador, un filósofo y un rebelde rabioso.

Y, también resulta algo caradura, porque cuando parecía que el 15-M surgía como una rebelión pura y juvenil contra la clase política, contra el poder y a favor de la democracia real, va y declara Hessel que hay que votar al PSOE y que “en España no se indigna, porque es un hermoso país”. Hermoso es, pero indignados los hay a millones.

Lo de amar la vida y a las mujeres no parece muy original. Quien más quien menos piensa lo mismo. Ya el cursilón de Julio Iglesias cantaba aquello de “soy un truhán, soy un señor, me gusta el vino y las mujeres”.

Pero cuando se suponía que los indignados del 15-M se alzaban contra el poder establecido, contra el despilfarro de los partidos, contra la partitocracia, ese poder omnímodo en el que se turnan PSOE y PP; pero, sobre todo, contra el Gobierno que ha arruinado a España y ha creado cinco millones de parados, la mayoría jóvenes, parece un escándalo que el tal Hessel pida el voto para los socialistas, el partido que mejor encarna todos esos defectos denunciados por la rebelión juvenil.

Van a tener razón los que veían al PSOE detrás del 15-M y ya a nadie le sorprendería que el tal Hessel terminara de asesor de los socialistas, porque lo de ministro va a resultar algo complicado, según parece.

Y en eso ha quedado el 15-M. Al final, se ha comprobado que, gurús aparte, la mayoría de los indignados no son más que desarrapados antisistema, adictos al botellón, gamberros y violentos. Cuando la policía desalojó la Plaza de Cataluña, además de toxicómanos y vagabundos, encontró un buen puñado de inmigrantes ilegales que no tenían dónde dormir.

Los eslóganes que enarbolaron y deslumbraron a tantos no eran más que frases hechas y dichas desde hace milenios. Lo de la prepotencia y el despilfarro de la clase política española está escrito y denunciado hasta la saciedad. De las muchas injusticias y defectos de la democracia española apuntados por el 15-M no había ni uno solo que no haya aparecido en todos los medios de comunicación y proclamado por buena parte de la opinión pública. Pero se creen que han descubierto la pólvora. Y muchos les han creído y les han aplaudido.

No han inventado nada, no tienen una sola idea original y su utopía de crear un partido nuevo que se aleje de los vicios de los actuales se desvanece en el momento en el que el gurú Hessel pide el voto para el PSOE, precisamente el partido más prepotente que hay en España.

Y es verdad que nuestro país necesita un nuevo partido que sea capaz de romper la partitocracia del PSOE y el PP y, sobre todo, de romper con los vicios y abusos de buena parte de la clase política española y se dedique a trabajar por el bienestar de los ciudadanos, no sólo a luchar por conquistar el poder. Pero habrá que esperar otra ocasión.

Ahora, el cachondón de Hessel se ha hecho famoso con las ventas millonarias de su librito “Indignaos”. Y que se sepa no ha dormido ni una noche en la Puerta del Sol. Se alojaba en un lujoso hotel. Eso sí, ama a las mujeres. Pues tampoco es el primero.

Joaquín Vila

Director de EL IMPARCIAL

JOAQUÍN VILA es director de EL IMPARCIAL

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios