www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de arte

Matta. El cubo abierto

jueves 15 de septiembre de 2011, 19:35h
Fallecido a los 91 años en Italia, donde residía desde finales de los años 80, el chileno Roberto Matta está considerado uno de los artistas latinoamericanos más significativos del siglo XX y uno de los últimos representantes del surrealismo. Para conmemorar el centenario de su nacimiento, el Museo Thyssen dedica una instalación de cinco de sus obras de gran formato con intención de recuperar la esencia de un artista polifacético, que no sólo brilló como pintor, sino también como escultor, arquitecto y poeta.
Figura indispensable del surrealismo, Roberto Matta vivió por y para indagar sobre aspectos metafísicos de complicada comprensión como el estudio del espacio. Este artista chileno investigó con insistencia durante su trayectoria artística sobre un tema artístico que también mantuvo ocupado a otras figuras destacadas del arte como Salvador Dalí.

La imaginación visual que emanan sus obras y el colorido con el que fueron creadas caracterizan sus óleos. Prueba de ello es una instalación de cinco de sus cuadros que acoge el Museo Thyssen, donde el artista ha sido homenajeado coincidiendo con el centenario de su nacimiento. Bajo el título de El cubo abierto, esta institución reproduce la forma en la que Matta presentó estas pinturas por primera vez en los años 70 con la intención de proponer al espectador otra forma de apreciar el arte sumergiéndolo en un espacio pictórico que trata de envolverlo ayudado por las dimensiones de las pinturas, así como por el modo en el que están ubicadas.

Matta creó el concepto de “cubo abierto” en los años 60 como "una proyección espacial de su inconsciente". En los lienzos que presenta el Thyssen, que forman parte de su colección permanente y que pueden visitarse de forma gratuita, este artista chileno quiso representar la tierra, el cielo, el pasado y el futuro. Si bien, esta idea pictórica resulta complicada de comprender para el visitante no especialista, que intuye el gusto por el color del artista en los lienzos expuestos. Así, en Grandes expectativas, en el centro de la instalación, priman los colores rojizos y marrones. Sobre esta pieza se sitúan Donde mora la locura A y Donde mora la locura B, en los que toman protogonismo el amarillo, el azul y el rojo. El verde, sin embargo, está sobre todo presente en los lienzos laterales, a la izquierda El proscrito deslumbrante y a la derecha El dónde en marea alta, en el que resalta el gris.
Situarse ante esta tamaña composición, de grandes dimensiones dado el formato de las pinturas, despierta curiosidad, aunque no el efecto envolvente deseado. Sí atrae la atención del espectador los motivos representados por Matta en la superficie de las pinturas expuestas, entre las que se intuyen figuras antropomorfas, una silla, lo que se asemeja a una bomba de oxígeno, palancas que parecen accionar algo y piezas de maquinaria, entre otros elementos que no hacen sino invitar a reflexionar sobre lo que contiene esta instalación y su significado.

En Sin título. 1942-1943, un cuadro de pequeño formato expuesto al lado de esta composición pictórica, Matta da muestras de su interés por la geometría y por el estudio de la perspectiva; conceptos que emanaron de la influencia que tuvo en su obra la de Marcel Duchamp, quien calificó a Matta como “el pintor más profundo de su generación”.
En Francia, conoció al arquitecto Le Corbusier; en Madrid, a intelectuales como Rafael Alberti o Federico García Lorca; y en Londres, a Moholy-Nagy o Henry Moore. Su contacto con la obra de Dalí y André Breton marcó su trayectoria, como lo había hecho también la de Duchamp, llevándolo a situarse en el prisma del surrealismo hasta terminar siendo equiparado a quienes había admirado en alguna ocasión.

En la actualidad, se pueden contemplar obras de Matta en los Museos de Arte Moderno de Nueva York, el Ateneo de Harvard, el Nacional de Bellas Artes de Santiago de Chile y el Museo Reina Sofía de Madrid, entre otros. En 2001, le fue concedida la nacionalidad española, ya que la abuela de Matta, que emigró a Chile, era oriunda de la localidad cántabra de Santillana del Mar. También tenía la nacionalidad francesa.

Información sobre la exposición:

Matta: El cubo abierto. Nueva instalación de la Colección Permanente del Museo Thyssen.

Del 09 de septiembre al 23 de octubre de 2011.

Entrada gratuita.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios